Trump se salta la tradición y ejecuta a un preso en periodo de transición

Brandon Bernard asesinó a un matrimonio cuando era adolescente, hace veintidós años

Los Estados Unidos han ejecutado esta noche a Brandon Bernard, un hombre de 40 años, por haber participado en el asesinato de un matrimonio cuando era adolescente. Bernard se convierte en la novena pena de muerte que aplica la administración Trump, que retomó en julio esta práctica después de 17 años sin ejecuciones federales. Además, es la primera en periodo de transición entra administraciones en 130 años. Hay programadas cuatro ejecuciones más antes del 20 de enero, cuando Joe Biden cogerá el relevo del ejecutivo.

En un traspaso de poder poco convencional, el gobierno de Trump ha roto con la tradición política en la Casa Blanca de parar todas las ejecuciones de presos durante el periodo de transición. El presidente quiere fijar su legado en las últimas semanas en el cargo y deja un mensaje a Biden, que se ha pronunciado en contra de la pena capital en varias ocasiones. La ejecución llega el día después de reconocer a Marruecos la soberanía sobre el Sáhara Occidental a cambio del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Rabat y Tel Aviv.

Los abogados de Bernard solicitaron el jueves un aplazamiento de la pena, pero el Tribunal Supremo denegó la petición. Finalmente ha sido ejecutado esta noche mediante una inyección letal en una prisión de Indiana. El caso de Bernard había acaparado gran atención de activistas, celebrities ( cómo Kim Kardashian) y abogados contrarios a la pena de muerte, que se opusieron a la condena, entre otros motivos, por los 18 años que tenía el acusado cuando cometió los crímenes. El ejecutado ha dirigido esta noche sus últimas palabras a la familia de las víctimas: “Lo siento, estas son las únicas palabras que puedo decir que capten lo que siento hoy y lo que sentí ese día”.

 

La Unión Americana por las Libertades Civiles se ha manifestado firmemente en contra de la ejecución y ha recordado en un tuit que “cinco de los nueve miembros del jurado que lo sentenciaron a muerte, así como el fiscal de apelación que impulsó la pena de muerte, ahora no creen que tenga que morir”. “No tendría que estar permitido que el gobierno federal ejecutara a Brandon Bernard ni a ningún otro preso”, ha añadido la asociación.

Las nueve ejecuciones que ha llevado a cabo el gobierno federal desde julio ya son más que las aplicadas durante los mandatos presidenciales de los últimos 56 años en los Estados Unidos. Amnistía Internacional expresó en abril su preocupación por las intenciones de Trump en su examen global de la pena de muerte en 2019, un año en el que se redujeron las ejecuciones en el mundo.

El + vist

El + comentat