El estado de Georgia anuncia que recontará todos los votos y Trump presenta un nuevo recurso en Michigan

El presidente sigue sin admitir la derrota a pesar de que Biden ya lo supera por 5 millones de votos

El estado norteamericano de Georgia, uno de los tres donde todavía no se ha proclamado ningún ganador de las elecciones presidenciales de la semana pasada, volverá a contar manualmente todos los votos que se emitieron. Lo ha anunciado este miércoles, en rueda de prensa, el secretario de Estado de este territorio, el republicano Brad Raffensperger, que ha precisado que este nuevo escrutinio empezará previsiblemente esta semana y estará acabado antes del 20 de noviembre (el viernes de la semana próxima), la fecha tope fijada por este estado para anunciar los resultados oficiales. 

Con el escrutinio por encima del 98%, el candidato demócrata, Joe Biden, se impone de momento en Georgia con un margen de unos 14.000 votos (o de 0,29 puntos porcentuales) sobre Donald Trump. Según la normativa de este estado, un candidato tiene derecho a reclamar un segundo recuento si la diferencia es de menos de medio punto, y este martes el equipo de campaña del candidato republicano lo solicitó.

En cualquier caso, incluso si el actual presidente consigue cambiar el resultado en este estado y adjudicarse sus 16 votos electorales, no tendría suficientes para continuar cuatro años más en la Casa Blanca, puesto que Biden superó los 270 votos electorales necesarios para ganar las elecciones sin contar los delegados de Georgia. 

Trump se aferra al poder con la connivencia del Partido Republicano

A pesar de que la ley prevé que el segundo recuento se haga por ordenador, Raffensperger ha autorizado que sea manual, tal como pedía Trump.

El lunes, los dos senadores de Georgia, los dos republicanos, habían pedido la dimisión de Raffensperger acusándolo (sin ninguna prueba) de "mala gestión y falta de transparencia" en el recuento de las elecciones al Senado, donde los dos se juegan la continuidad. Los dos escaños (claves para determinar qué partido obtiene la mayoría en la cámara alta) se dirimirán el 5 de enero en una segunda vuelta, tal como prevén las leyes de Georgia si en la primera votación ninguno de los candidatos obtiene el 50% de los apoyos. La decisión de repetir el recuento de votos manualmente, sin embargo, solo afecta a las elecciones presidenciales, y no a las del Senado.  

Recurso en Michigan

Pase lo que pase en Georgia, Donald Trump (que este miércoles se ha adjudicado los tres votos electorales de Alaska, tal como se preveía) no tendrá suficiente como para continuar en la Casa Blanca. Por eso, el presidente, que sigue negándose a reconocer la derrota ante Biden, ha presentado este miércoles un nuevo recurso para impugnar, en este caso, los resultados en el estado de Michigan, donde el candidato demócrata ganó por una diferencia de casi 150.000 votos, después de neutralizar gracias al voto por correo la ventaja que había conseguido inicialmente Trump.

Con esta demanda, la tercera que el equipo del presidente en funciones presenta en este estado, Trump pretende impedir que las autoridades de Michigan certifiquen el resultado de los comicios, alegando nuevamente que hubo fraude. "Esto no cambia la verdad: las elecciones de Michigan se celebraron con justicia, seguridad y transparencia, y los resultados son un reflejo preciso de la voluntad de la gente", ha asegurado Jake Rollow, portavoz del departamento de Estado de Michigan, que ha acusado a la campaña de Trump de promover falsas denuncias que pretenden erosionar la confianza de los ciudadanos en los comicios. 

Trump no tiene opciones en los tribunales

Las dos demandas anteriores de Trump en este estado han sido desestimadas por la justicia, igual que las que ha presentado en Pensilvania, Georgia, Nevada y Arizona. 

Crece la ventaja de Biden

Mientras tanto, el recuento de votos continúa todavía abierto en la mayoría de los estados y la ventaja de Joe Biden en el voto popular no para de crecer. A estas alturas, el presidente electo supera los 77,4 millones de votos, mientras que Trump se sitúa en los 72,3 millones. La ventaja a favor de Biden, pues, es de más de cinco millones de sufragios. En porcentaje, el demócrata supera la barrera del 50%, y la diferencia es de más de tres puntos: 50,8% para Biden y 47,4% para el candidato republicano. Una encuesta de Reuters e Ipsos hecha pública este martes por la noche indica que un 80% de los norteamericanos (y más de la mitad de los votantes republicanos) consideran que Biden ganó las elecciones. 

Aún así, Biden y su equipo de transición todavía no han tenido acceso a los  6,6 millones de dólares del presupuesto federal que les corresponden para preparar el traspaso de poderes con la administración saliente, porque la funcionaria responsable de la Administración de Servicios Generales, Emily Murphy (nombrada por Trump en 2017), se continúa negando a firmar el documento que lo tendría que permitir. Biden tiene previsto reunirse este miércoles con su equipo, en el cual, según informa Reuters, hay expertos en finanzas, comercio y regulación bancaria, tanto del establishment del Partido Demócrata como del ala más progresista del partido

Trump, por su parte, ha hecho este miércoles su primera aparición pública desde que el sábado se confirmó la victoria de Biden en las elecciones. Ha sido con motivo del Día de los Veteranos, y ha consistido en una visita al cementerio nacional de Arlington (Virginia), donde ha depositado una corona de flores en la tumba del soldado desconocido.

Con todo, sus valoraciones sobre las elecciones se continúan concentrando en Twitter, donde ayer habló de una "montaña de corrupción y deshonradez" en Pensilvania, en un tuit que acababa diciendo "¡Ganamos!" y que la red social ha marcado, otra vez, como posible contenido engañoso. 

El + vist

El + comentat