Biden y el legado envenenado de Trump

ALBERT CASTELLVÍ, CRISTINA MAS

¿Qué está en juego en estas elecciones?

José Antonio Gurpegui

Investigador del Instituto Franklin (Universidad de Alcalá de Henares)

En general, está en juego el hecho de que los Estados Unidos vuelvan a liderar el panorama mundial desde unos postulados de más cordura. Desde el punto de vista de los norteamericanos, lo que está en juego es que los EE.UU. vuelvan a ser una nación con más cohesión y que se puedan cerrar las heridas, o que, al contrario, continúe polarizándose y dividiéndose. Y en el ámbito internacional, que se recupere la tranquilidad y la estabilidad entre los estados. Si gana Biden, creo que las relaciones entre Europa y los EE.UU. volverán a lo que habían sido siempre y no a este distanciamiento económico (por los aranceles), político (con el apoyo de Trump al Brexit) y en aspectos como el cambio climático.

Jacqueline Bhabha

Profesora de la Harvard T.H. Chan School of Public Health

Es difícil exagerar lo que está en juego. Para los que nos preocupa la justicia social, que queremos que la ciencia se tenga en cuenta a la hora de decidir las políticas y que la ética y los derechos sean respetados en la gobernanza de los Estados Unidos y del mundo, la perspectiva de que Trump sea reelegido es aterradora. Desde el asesinato de George Floyd hasta el vergonzoso abandono de responsabilidades en la gestión de la epidemia de covid-19, pasando por las políticas migratorias racistas inhumanas o la erosión del multilateralismo, hemos podido comprobar hasta qué punto la democracia americana es débil y llena de problemas. El resultado de estas elecciones determinará si el camino que se ha adoptado los últimos cuatro años se acelera con un drástico retroceso de los valores democráticos y los derechos humanos fundamentales (dentro y fuera de los Estados Unidos) o si se empiezan a abordar de manera inteligente y con principios los urgentes problemas sociales, políticos y económicos que afronta este país.

Daniel Ureña

Presidente de The Hispanic Council

En cierto modo, estas elecciones son un referéndum sobre Donald Trump. Por lo tanto, lo primero que está en juego es el modelo que seguirá el país durante los próximos cuatro años. Una victoria de Trump reforzará su agenda y si gana Biden veremos un intento de volver al estilo de Obama, a pesar de que con matices. Los EE.UU. se encuentran en un momento de alta polarización (el propio Trump es fruto de ello) y por lo tanto estas elecciones pueden ser trascendentales para el futuro del país.

¿Qué ha cambiado Donald Trump en sus cuatro años en la Casa Blanca?

José Antonio Gurpegui

Lo que ha cambiado, fundamentalmente, son las formas. Trump ha sido un presidente muy atípico en todos los sentidos: no ha respondido a los parámetros tradicionales, no solo de la política norteamericana sino de cualquier país civilizado y con tradición democrática, tanto en la manera de actuar como en algunas decisiones. Ha tenido más en cuenta a sus votantes que al conjunto de los americanos, y esto se ha notado. Y, en cuanto a las relaciones internacionales, ha cambiado sustancialmente los modelos de actuación. Esto no significa que haya sido un rupturista en todo, pero sí en las formas, que no han sido especialmente diplomáticas.

Jacqueline Bhabha

Trump ha legitimado explícitamente el racismo y otras muchas formas de discriminación, ha socavado el imperativo de la ciencia en las políticas públicas, se ha asegurado una mayoría de ultraderecha en el Tribunal Supremo durante las próximas décadas que está preparada para imponer un fuerte retroceso en los derechos reproductivos, el acceso a la salud universal y los derechos LGTBI y ha desencadenado y fomentado un supremacismo blanco fundamentalista y militarizado que comporta grandes peligros para este país y más allá.

Daniel Ureña

Independientemente de las polémicas, Trump ha sido muy consecuente y fiel a sus mensajes. El mensaje clave de su anterior campaña y de su mandato ha sido “ America first”; por lo tanto, quizás lo más importante que ha cambiado han sido sus decisiones a nivel internacional, que para unos han sido un desastre y nocivas para el país y para otros, una victoria de su administración. También es un presidente que ha cambiado la manera de interactuar con las audiencias y los medios de comunicación: el gobierno a golpe de tuit ha sido una de las peculiaridades de estos cuatro años.

Si Joe Biden gana, ¿hasta qué punto podrá revertir el legado de Trump?

José Antonio Gurpegui

No sé hasta qué punto Biden querrá deshacer el entramado que ha montado Trump. Probablemente subirá impuestos, pero ya veremos cuánto. En política exterior, no creo que elimine los aranceles, sino que intentará buscar otras vías por reencaminar las relaciones con países como China. Y en relación con Europa será continuista con la política de Obama y recuperará el papel de aliado que han tenido tradicionalmente los EE.UU.. Su trabajo fundamental será unir de nuevo la sociedad norteamericana, muy polarizada.

Jacqueline Bhabha

Una victoria de Joe Biden pondría las bases para un reinicio que necesitamos urgentemente. Costará años reconstruir la pericia en las relaciones internacionales de los Estados Unidos, revertir el daño medioambiental que se ha producido los últimos cuatro años, cambiar el rumbo de una política migratoria que causa confrontaciones raciales y religiosas, y reconstruir la noción de una política inclusiva. Todo ello dependerá en buena medida del resultado de las elecciones en el Senado y la Cámara de Representantes: si los demócratas obtienen la mayoría en las dos cámaras, revertir las políticas de Trump será mucho más fácil. Pienso en los jóvenes [beneficiarios del programa] DACA, el reconocimiento de los refugiados, la sanidad pública, una reforma de raíz de la policía, los adelantos en la reparación de la esclavitud, y el enderezamiento del fracaso en la gestión de la pandemia. Si los demócratas no consiguen el control de las cámaras, Biden lo tendrá mucho más complicado para revertir los daños, a pesar de que un discurso público diferente en boca del presidente ya sería un cambio bienvenido de buen principio.

Daniel Ureña

No podemos obviar que Trump ya ha gobernado y que sus medidas ya han tenido un impacto directo en la política de los EE.UU.. Si Biden llega a la Casa Blanca, se espera que tome medidas pronto para intentar revertir al máximo estas políticas, sobre todo a nivel internacional. Pero el mensaje de Trump ha calado profundamente en algunos sectores y, si Biden quiere, como proclama, “unir de nuevo a [los Estados Unidos de] América”, también tendrá cuidado a la hora de legislar sobre cuestiones que puedan generar un desencanto en mitad del país. Hay campos donde veremos decisiones claras, como el cambio climático, y otros donde habrá espacio para maniobrar, como los acuerdos internacionales.

El + vist

El + comentat