Elecciones Estados Unidos 2020: Biden gana Wisconsin y se acerca a la Casa Blanca

Si el demócrata suma también Michigan y confirma la victoria en Nevada y Arizona será presidente

ALBERT CASTELLVÍ ROCA / GERARD FAGEDA SOLER

Joe Biden ha dado este miércoles dos pasos muy relevantes en su camino hacia la Casa Blanca. Son dos pasos aparentemente pequeños, de apenas un puñado de votos, pero que le han permitido cambiar (de momento) el resultado en Wisconsin y en Michigan, que ayer por la noche se habían pintado del rojo republicano. Si se mantienen los resultados que hay a estas alturas en los ocho estados donde el recuento todavía está abierto, Biden sumará exactamente los 270 votos electorales necesarios para convertirse en el próximo presidente de los Estados Unidos, a partir del 20 de enero. La carrera, sin embargo, no se ha acabado todavía. 

Trump dice que irá al Supremo para que se pare el recuento de votos: "Hemos ganado las elecciones"

En Wisconsin, con más del 98% del voto escrutado, Biden tiene una ventaja de solo 20.510 votos, pero aún así medios como la CNN o Associated Press (que se considera la fuente oficial en esta cuestión) ya le han otorgado la victoria. Esto le haría sumar diez votos electorales decisivos, pero esta tarde Donald Trump ya ha pedido formalmente que se vuelvan a contar las papeletas de este estado. El recuento en Wisconsin ha sido muy ajustado durante toda la noche, y el candidato demócrata ha ido un paso por detrás de Donald Trump hasta que el escrutinio ha superado el 80%. Con esta victoria, los demócratas recuperan un estado que habían dominado desde 1988 fines hace cuatro años, cuando Trump se impuso por la mínima.

El   sorpasso en Wisconsin, sin embargo, todavía era insuficiente para Biden, que necesitaba cambiar el recuento como mínimo en otro de los grandes estados que se mantenían en suspenso. Y, finalmente, lo ha conseguido (provisionalmente) en   Michigan, otro de los estados del cinturón industrial del norte del país, donde en 2016 Trump también había conseguido acabar con 24 años de hegemonía demócrata. Igual que en el estado vecino, el candidato a la reelección también había empezado la noche en primera posición en Michigan, en este caso con una diferencia que había llegado a ser de más de diez puntos. Las distancias, sin embargo, se han ido acortando, y a primera hora de la tarde (hora catalana), con el escrutinio al 90%, Biden lo ha superado. Ahora mismo, con un 94% de votos contados, la diferencia a favor del demócrata es ya de casi 50.000 votos, una distancia que parece asegurar su victoria. De todos modos, habrá que esperar hasta el último instante para confirmar si, efectivamente, Biden se adjudica los 16 votos electorales de Michigan, que le abrirían la puerta de la Casa Blanca. 

Para conseguir la presidencia, sin embargo, Biden no tiene suficiente con conservar esta ínfima ventaja en los dos estados del Medio Oeste, sino que tiene que consolidar los once votos electorales de   Arizona  y los seis de   Nevada, donde el recuento tampoco se ha acabado. El primero parece tenerlo asegurado, con casi 100.000 votos de margen cuando ya se han recontado el 86% de las papeletas. Si se confirma, esta sería la segunda victoria demócrata en este estado en 70 años, después de la de Bill Clinton en 1996. En Nevada, en cambio, la situación está mucho más igualada: Biden gana por menos de 8.000 votos, y todavía hay un 14% pendientes de contar. Si Trump cambia el resultado en el esprint final, será él quien tendrá la presidencia al alcance.

Trump domina Pensilvania, Georgia y Carolina del Norte

Donde, hoy por hoy, Trump tiene la sartén por el mango es en dos estados del sur, de tradición republicana pero que se presentaban como claves para el resultado final, como efectivamente ha pasado. En   Georgia, el candidato republicano lidera (50,3% a 48,5%) con el 93% escrutado. Su ventaja sobre Biden se ha ido empequeñeciendo a medida que avanzaba el recuento, pero de momento los 16 votos de este estado son para Trump. En cambio, en   Carolina del Norte, donde el escrutinio ya ha llegado al 95%, el actual presidente se impone por la mínima (50,1% a 48,7%), a pesar de que Biden fue por delante en el recuento hasta aproximadamente el 80%. A este estado le corresponden 15 votos electorales. 

En cuanto a   Pensilvania, el escrutinio está todavía al 80%, pero Trump domina con comodidad. Ahora bien, a pesar de que su margen es de casi un millón de votos, se está acortando progresivamente, y la tendencia se podría acentuar si, como se prevé, el voto por correo beneficia mayoritariamente a Biden. En este estado, las papeletas pueden llegar hasta el viernes y, por lo tanto, todavía no hay nada decidido. En cualquier caso, los 20 votos electorales de Pensilvania podrían ser irrelevantes en función del resto de resultados. 

También está pendiente de completar el escrutinio   Alaska, que está al 36%, pero sería una sorpresa mayúscula que Trump no se llevara sus tres electores. Ahora mismo, el presidente tiene el 61,4% de los votos, por el 34,7% de Biden. 

Una noche de infarto

En cuanto al resto de los estados, quedaron decididos durante la noche y la madrugada, a pesar de que hubo algunas batallas cruentas, que acabaron cayendo del lado de Trump. 

Fue el caso de   Florida, que con 29 votos electorales se presentaba como una de las claves para determinar quién será el próximo ocupante de la Casa Blanca. Los resultados en este territorio fueron muy ajustados durante todo el recuento, pero finalmente fue Trump quien se adjudicó el estado, con un margen de 3,4 puntos sobre su rival.

También se vivió una lucha muy ajustada en  Texas, un feudo tradicionalmente republicano pero que durante bastante rato pareció que podría cambiar de manos. A la hora de la verdad, sin embargo, Trump pudo mantenerlo de color rojo, con un 52,3% de los votos por un 46,2% de Biden. Este estado otorga 38 votos electorales.

Otro de los estados que podían hacer decantar la balanza es   Ohio, que al principio de la noche parecía decantarse hacia los demócratas pero acabó en manos republicanas, con un margen bastante cómodo, de ocho puntos. Tradicionalmente se considera que quien gana en este estado (que otorga 18 votos electorales) se lleva la presidencia: ha sido así en las últimas 14 elecciones, pero si Biden confirma su triunfo en Michigan y Wisconsin, ahora esta racha se romperá. 

Iowa, que también partía de entrada como un estado en disputa, empezó en manos de Biden, pero pronto se lo adjudicó Trump, con más de siete puntos de margen. 

En el resto de estados el resultado ha sido el que se esperaba. Trump ha ganado en   Montana  Idaho  Utah  Wyoming,   Kansas,   Dakota del Norte  Dakota del Sur  Oklahoma  Arkansas,  Luisana,   Misisipi,   Misuri,   Alabama,  Carolina del Sur, Kentucky  Tennessee  Indiana  y   Virginia del Oeste. También se ha llevado cuatro de los cinco votos electorales de   Nebraska, que ha otorgado uno a Biden. El candidato demócrata, por su parte, se ha llevado   Nuevo Hampshire  Vermont  Massachusetts  Rhode Island  Connecticut    Nueva York  Nueva Jersey  Delaware  Maryland  Virginia  Illinois  Minnesota  Colorado  Nuevo México    Washington  Oregón  California  Hawái  y el   Distrito de Columbia, además de tres de los cuatro votos de   Maine. El cuarto está todavía pendiente de adjudicar. 

El + vist

El + comentat