Los demócratas ganan de momento un lugar en el Senado pero tendrán difícil obtener la mayoría

A falta de seis escaños por repartir, cada partido obtiene 47 representantes en la cámara alta

Si las elecciones a la presidencia de los Estados Unidos están siendo ajustadísimas, no lo están siendo menos las que tienen que determinar la nueva composición del Senado norteamericano. Este martes se votaba también para renovar un tercio de la Cámara alta (35 de sus 100 miembros) y, de momento, el Partido Demócrata ha conseguido sumar una nueva silla. A falta de completar el escrutinio en algunos estados, sin embargo, los republicanos mantienen una leve ventaja que les permitiría conservar la mayoría en la cámara. A estas alturas, de los 100 escaños del Senado, cada partido tiene atribuidos 47, y hay seis que todavía no se han adjudicado. 

A la conquista del Capitolio

El Partido Republicano ocupa actualmente 53 de las 100 sillas de la cámara, y 23 de estas se han puesto en juego en estos comicios. Los demócratas, por su parte, tenían que renovar 12 de los lugares que tenían hasta ahora. En la mayoría de los estados donde el recuento ya se da por definitivo el reparto de escaños se mantiene igual. Solo hay tres excepciones: los candidatos demócratas en Colorado y Arizona han quitado la plaza a los actuales senadores republicanos, mientras que en Alabama el cambio se ha producido al revés. De momento, pues, el Partido Demócrata gana un asiento. 

De los seis escaños que todavía no se han otorgado a ningún candidato, el de Alaska continuará, con toda probabilidad, en manos republicanas. En los otros casos, la lucha está mucho más ajustada, pero los representantes de la formación conservadora se sitúan de momento al frente. En Michigan (el único de estos estados donde la plaza en juego la ocupaba un demócrata) el candidato republicano se impone por 34.000 votos, con el 90% escrutado. La diferencia es algo más amplia en Maine (donde el recuento es todavía del 72%), en Carolina del Norte y en uno de los dos escaños en juego en Georgia (en los dos casos, por encima del 95%), pero todavía no se descarta que pueda haber un  sorpasso en el último momento en algunos de estos lugares. 

En cuanto a la otra silla de Georgia, ninguno de los candidatos que concurrían ha llegado al 50% y, por lo tanto, según las normas de este estado, los dos más votados tendrán que enfrentarse en una segunda vuelta. En esta primera votación se ha impuesto una candidata demócrata, pero competía contra dos candidatos republicanos (entre ellos, la senadora actual, que es la otra finalista). Si en la segunda ronda el voto republicano se concentra el escaño se quedará en este partido. 

Se reduce la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes

En cuanto a la Cámara de Representantes, que renovaba la totalidad de sus 435 escaños, el mantenimiento de la mayoría demócrata parece garantizado, a pesar de que probablemente será más escasa que la actual, de 235 escaños contra 200. Hasta ahora el Partido Republicano ha conseguido recuperar cinco sillas (ha ganado siete, pero ha perdido dos), a pesar de que todavía quedan 55 lugares por adjudicar. El reparto se sitúa, provisionalmente, en 195 representantes demócratas y 185 republicanos. La mayoría se sitúa en 218. 

Entre los que han conseguido conservar su lugar está la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, y también Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Rashida Tlaib y Ayanna Pressley, las cuatro combativas congresistas demócratas, miembros de las minorías latina, afroamericana y musulmana, que forman el llamado  "escuadrón". A las cuatro el año pasado Donald Trump les dijo que "odiaban" América y que volvieran a su país, a pesar de que todas tienen la nacionalidad norteamericana y que tres nacieron en los Estados Unidos.

El + vist

El + comentat