El príncipe Andrés pidió información sobre la mujer que lo acusaba de haberla violado

Salen a la luz secretos escabrosos de Ghislaine Maxwell, la exnovia del pedófilo Jeffrey Epstein

Ghislaine Maxwell, la exnovia del magnate y pedófilo convicto Jeffrey Epstein, presuntamente cómplice de sus actividades delictivas, negó muy firmemente que hubiera presentado mujeres menores de edad al príncip Andrés, tercer hijo de la reina de Inglaterra, para que mantuvieran relaciones sexuales. Lo hizo en una declaración bajo juramento hecha en 2016 y perteneciente a una demanda civil por difamación, ya resuelta, presentada por una de las mujeres supuestamente prostituidas por Maxwell y que sufrió abusos de Epstein, y con la cual Andrés también habría mantenido relaciones sexuales en reiteradas ocasiones. Entonces, en 2000 y 2001, la mujer implicada, Virginia Giuffre, no había cumplido todavía los 18 años. .  

Pero en la misma declaración, Maxwell también admitió que el príncipe le pidió por correo electrónico información sobre Giuffre. En la comunicación le decía que tenía "algunas preguntas específicas para hacerle sobre  Virginia Roberts", el nombre que Giuffre usaba entonces. Según la transcripción de la declaración, el correo de Andrés data de 2015, justo al día siguiente de que publicara un comunicado de prensa negando que hubiera ayudado a Epstein a abusar sexualmente de la chica.   

Maxwell, actualmente encarcelada en los Estados Unidos y en espera de juicio por   seis delitos relacionados con "persuadir, inducir, atraer y coaccionar" a menores con el objetivo de realizar actos sexuales con Epstein entre 1994 y 1997, así como dos más de falsos testimonios que se remontan a 2016, calificó a Virginia Giuffre, una de las denunciantes del príncipe Andrés, como "mentirosa" y "fantasiosa". Giuffre es también una de las cinco mujeres que buscan reparaciones legales por los daños causados por Epstein. El magnate se suicidó en agosto de 2019 en una celda de una prisión de Nueva York mientras esperaba un nuevo juicio por tráfico sexual. Las demandantes esperan satisfacer sus pretensiones a través del patrimonio que dejó el magnate. 

Las revelaciones de Ghislaine Maxwell se han hecho públicas por primera vez este jueves por la tarde –a primera hora de la mañana en Nueva York– después de una larga batalla legal, siguiendo las órdenes de la juez del distrito sur de la ciudad, Loretta Preska. En la declaración, Maxwell afirmó que no recordaba haber favorecido de ninguna forma que Virginia Giuffre pasara una noche de discotecas y clubes nocturnos con Andrés en Londres en 2001, otra de las imputaciones que pesan sobre el príncipe.  

La madama de la élite mundial

Maxwell, acusada durante mucho tiempo de actuar como la madama de Epstein y de la élite mundial, también dijo en su declaración que "le gustaba verse como la novia" del financiero en una etapa de su relación. Una vez superada, sin embargo, afirmó que Epstein le pagó 500.000 dólares por los servicios que le prestaba.

Las 465 páginas liberadas este jueves son, básicamente, una serie de negaciones de Maxwell en la implicación de ningún tipo de delito. Con todo, se pueden leer detalles de un tono entre escabroso y desafiante. Por ejemplo, Maxwell afirmó que el duque de York, el príncipe Andrés, no podría haber mantenido relaciones sexuales en su baño con una masajista adolescente, básicamente porque la bañera era "demasiado pequeña para cualquier tipo de actividad". Unas palabras que afirmó inmediatamente después de reconocer que ella, Epstein y el príncipe pasaban bastante tiempo juntos en la isla privada del multimillonario norteamericano, cosa que confirmaba que tenían un estrecho vínculo de amistad.

Y a pesar de la estrecha relación, Andrés, ahora apartado de la vida pública por la reina de Inglaterra debido al escándalo, siempre ha negado tener conocimiento de las actividades delictivas de su amigo. 

En uno de los momentos más estrambóticos de la declaración ahora conocida, a Maxwell se le preguntó reiteradamente sobre si guardaba una típica "cesta de ropa sucia llena de juguetes sexuales" en la casa que Epstein tenía en Florida. Maxwell lo negó y también que le hubiera proporcionado a Virginia Giuffre un uniforme de escuela sexualmente sugerente porque lo llevara mientras ke hacía un masaje a Epstein.

En la mencionada declaración de 2016, Maxwell también afirmó: "Una de las mentiras que dijo la señora Giuffre [en el caso por difamación] era que el presidente Clinton estaba en la isla donde yo estaba presente. Absolutamente al 1.000 por ciento, esto es una falsificación total y una mentira total".

En declaraciones desde su casa en Australia, Virginia Giuffre ha asegurado mostrarse "agradecida" de que los documentos hayan sido liberados: "Con más transparencia, espero que todos los que ayudaron a perpetrar estos odiosos crímenes sean responsables".

El + vist

El + comentat