Los EE.UU. autorizan el primero autotest doméstico para la detección del covid-19

Se comercializa bajo prescripción y lo puede utilizar cualquier persona que tenga más de 14 años

La Food and Drug Administration (FDA), el regulador de los Estados Unidos, ha emitido una autorización de emergencia para proceder a la comercialización de la primera autoprueba de covid-19 para hacer en casa, que proporciona resultados en 30 minutos. El kit, de la compañía Lucira Health, es un test molecular de un único uso disponible con receta. La prueba rápida utiliza una tecnología de amplificación molecular para detectar el virus en infectados. El laboratorio que lo ha fabricado asegura que la sensibilidad es superior al 90%.

El test busca rastros del material genético del coronavirus. Con anterioridad ya se habían autorizado las pruebas diagnósticas de covid-19 de tipo doméstico, pero hasta ahora había que dirigir las muestras a laboratorios especializados y esperar los resultados.

La nueva forma de detección del coronavirus, que utiliza muestras de hisopo nasal, está autorizada para la utilización por parte de personas mayores de 14 años, y, en el caso de los menores de edad, siempre que las haga un especialista sanitario. También se ha autorizado para su uso en entornos como consultorios médicos, hospitales, centros de atención urgente y urgencias para todas las edades, pero en este caso las muestras tienen que ser recogidas por personal cualificado. En un comunicado, la FDA aseguró que "la nueva opción de pruebas representa un importante adelanto diagnóstico para combatir la pandemia".

El kit incluye un hisopo estéril, un vial de muestra, una unidad de prueba, baterías y una bolsa de plástico. La muestra recogida en el hisopo nasal se inserta en el vial, que después entra en la unidad de prueba y se analiza. Los resultados se muestran mediante un cambio de color en los indicadores LED. El prospecto incluye instrucciones sobre cómo utilizar la prueba.

Tres tipos de métodos

Diez meses después del estallido de la pandemia, hay básicamente tres tipos de test. Los PCR, los de anticuerpos y los de antígenos. Los primeros (las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa, PCR por las siglas en inglés) han sido los más habituales y precisos durante la primera parte de la emergencia sanitaria. Funcionan a partir del código genético del virus recogiendo con un hisopo, en la garganta o en la nariz, una muestra de un potencial paciente. Posteriormente amplifican la muestra en una máquina de la medida de una tostadora y después buscan el material genético específico del coronavirus. Este material genético purificado se mezcla entonces con reactivos, incluidos algunos derivados del propio coronavirus. 

Los tests de anticuerpos, conocidos también como pruebas serológicas, no detectan el virus en si, sino que detectan si la persona tiene anticuerpos en su sistema inmunitario para combatir el nuevo coronavirus. Quien los desarrolla es que o ha pasado o está pasando el coronavirus. Las pruebas se llevan a cabo en una muestra de sangre, obtenida con una punción del dedo o de una vena. Las pruebas de anticuerpos no se utilizan generalmente para el diagnóstico, sino para dar una idea de la extensión del virus en un grupo poblacional.

Las pruebas de antígenos, recientemente introducidas, son una manera rápida y sencilla de encontrar resultados. Antígenos es un término para cualquier sustancia extraña, como por ejemplo un virus o una bacteria. Por ejemplo, se pueden hacer pruebas antigénicas de gripe o estreptococo en el consultorio de un médico sin equipos caros y obtener resultados en cuestión de minutos. Funcionan básicamente como una prueba de embarazo doméstica, pero en este caso buscan una parte única del nuevo coronavirus, por ejemplo una proteína específica. Si está presente en suficiente cantidad, el test devuelve un resultado positivo. Lo más relevante es la inmediatez del resultado.

El + vist

El + comentat