La Fox también corta las mentiras de Trump y su jefa de prensa

La cadena, gran aliada del presidente, consolida el alejamiento cuestionando las acusaciones de fraude

La cadena amiga de Donald Trump, Fox News, hasta ahora caja de resonancia del presidente, ha seguido el ejemplo de sus grandes rivales, y ha cortado la emisión en directo de la comparecencia de la jefa de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, cuando afirmaba, este lunes al atardecer hora de Washington, de madrugada en Catalunya, que, especialmente en el estado de Pensilvania, el fraude en las elecciones del pasado martes había sido generalizado. "Lo único que pedimos es verdad y transparencia, lamentablemente somos nosotros los que hacemos las preguntas que tendrían que hacer los medios de comunicación", ha dicho en relación a presuntas irregularidades no demostradas en el condado de Allegheny, donde se encuentra la populosa ciudad de Pittsburgh, que ha votado mayoritariamente demócrata.

En un acto sin precedentes en la historia de la relación entre la Fox y Trump, Neil Cavuto, el conductor del programa que seguía el acto, dijo, instantes después de suspender la emisión: "Vaya, vaya, vaya, creo que tenemos que tenerlo muy claro. Está acusando de que el otro lado [el Partido Demócrata] da la bienvenida al fraude y al voto ilegal. Salvo que no tenga más detalles con que demostrarlo, no puedo continuar mostrándolo de buen grado. Quizás sí tienen algo más para demostrarlo –añadió–, pero esto es una acusación explosiva, que el otro lado esté haciendo trampas y engañando".

Cavuto ha acabado diciendo a sus telespectadores que el programa volvería a conectar con la conferencia de prensa si Kayleigh mostraba las pruebas. En ningún momento lo hizo, sin embargo.

A lo largo del fin de semana, especialmente después de que el sábado los principales medios de comunicación de los Estados Unidos –también la Fox–  atribuyeran finalmente la victoria a Joe Biden, algunos de los profesionales más prestigiosos y competentes de la emisora, como el periodista Chris Wallace, que condujo el primer debate entre los dos candidatos, han insistido en la necesidad de que el presidente muestre pruebas de sus acusaciones. Aún así, con un difícil equilibrio que intenta preservar los intereses del grupo de comunicación, en última instancia controlado por el magnate de la prensa Rupert Murdoch, el propio Wallace y también otros periodistas han defendido igualmente el derecho de Trump a llevar a cabo impugnaciones legales de los resultados. Y no han faltado los testigos de miembros del Partido Republicano que lo han apoyado.

Un periodista especialmente meticuloso 

No es la primera vez que Cavuto se opone a las consignas de Donald Trump. En mayo advirtió a los espectadores de que no tomaran hidroxicloroquina, el medicamento supuestamente milagroso contra el covid, que el presidente confesó que tomaba: "No puedo subrayarlo lo suficiente. Esto os matará".

Dos meses después, el propio Cavuto interrumpió un discurso de Trump para comprobar algunos de los datos que estaba diciendo sobre el expresidente Barack Obama. Y también entrevistó duramente a la ministra de Educación, Betsy DeVos, por lo que el periodista describió como un plan "temerario" de reabrir escuelas durante la pandemia de covid-19. Como respuesta, Trump ha tuiteado en varias ocasiones sobre las "muy malas valoraciones" de Cavuto y ha sugerido a la cadena que lo despidiera.

El primer signo de alejamiento entre Trump y la Fox tuvo lugar la misma madrugada postelectoral, cuando la emisora dio como ganador del estado de Arizona, tradicionalmente republicano, al candidato demócrata Joe Biden.

El + vist

El + comentat