"¡Dicen que soy cómplice, que soy igual que él!": la frustración de Melania Trump

Una ex asesora publica grabaciones de Melania enfadada porque le preguntan sobre los niños inmigrantes forzosamente separados de sus padres

"¡Dicen que soy cómplice, que soy igual que él, que lo apoyo y que no digo suficiente, que no hago suficiente". La frustración de la primera dama de los Estados Unidos, Melania Trump, a cuerpo descubierto en unas conversaciones telefónicas con su entonces asesora, Stephanie Winston Wolkoff, que acaba de publicar un libro sobre su relación: Melania and me. Winston Wolkoff ha hecho públicas las grabaciones de estas conversaciones en el programa de la CNN Anderson Cooper 360º.

Las grabaciones muestran a Melania Trump enfadada por tener que responder preguntas sobre la política de su marido de separar a niños pequeños inmigrantes de sus padres cuando son detenidos en la frontera. En aquel tiempo, la primera dama estaba ocupada preparando las decoraciones de Navidad de la Casa Blanca, una tarea que tradicionalmente se le encomienda, y que queda claro que a Melania no le interesa mucho, cosa que seguro que no gustará a la parte del electorado de Trump que denuncia desde hace tiempo "una guerra contra la Navidad" por la falta de decoraciones en lugares públicos, por cuenta del laicismo.

Trump, positivo por coronavirus

Bajo la administración de Barack Obama, los niños migrantes eran separados de sus padres por la policía cuando había preocupación por su seguridad, pero Donald Trump ha instaurado una política de "tolerancia cero" según la cual cualquier niño que atravesaba la frontera era separado de sus padres e internado en centros para inmigrantes, incluso en el caso de bebés.

"Mira, estaba intentando reunir al niño con la madre, pero no tuve ninguna opción, tiene que pasar a través de su proceso y por la ley", añade la primera dama, que se queja de que los periodistas que le hacen estas preguntas "no publicarán la historia [de la Navidad] porque están en nuestra contra porque son medios liberales".

Así, la primera dama expresa exactamente los mismos argumentos que su marido, pero se molesta por tener que responder por sus políticas. La ex asesora que ha hecho públicas sus conversaciones dice que "Melania tiene un conflicto interno: es una madre y estos instintos maternales se activan, a ella sí le importaba, pero no hay ningún marido a quien recorrer cuando vuelves a casa al atardecer, el líder del mundo libre". Para Wolkoff, el discurso de "el imperio de la ley" para justificar la separación de los niños de sus padres es "un lavado de cerebro". "Es por eso que creo que estamos viendo cómo nuestra democracia se convierte en una dictadura", añade.

El + vist

El + comentat