"A los filipinos nos están matando como mosquitos"

El nombre de la activista Cristina Palabay está en las listas negras de Duterte

"A los filipinos nos están matando como mosquitos", sentencia Cristina Palabay. Esta activista por los derechos humanos de la organización Karapatan dice que "come amenazas de muerte para desayunar", después de que varios de sus compañeros activistas hayan sido asesinados. Invitada por l'Associació Catalana per la Pau (ACP), Palabay pasó por Barcelona para denunciar la situación que se vive en su país y pedir a la comunidad internacional que les ayude.

¿Cómo ha cambiado Filipinas con la guerra contra las drogas de Duterte?

En Filipinas tenemos un grave problema de derechos humanos, porque los asesinatos extrajudiciales y las desapariciones forzosas continuaron después de que el dictador Ferdinand Marcos dejara el poder. Tenemos una infraestructura de la impunidad. Pero bajo el mando del presidente Rodrigo Duterte este problema se ha convertido en una catástrofe. La guerra contra las drogas se ha convertido en una de las peores guerras contra los pobres. Aunque se habla de 27.000, las cifras varían, pero todas son del mismo gobierno, y más importante que las cifras es que los asesinatos se han normalizado en Filipinas.

Duterte dice que el objetivo son los consumidores o traficantes de droga, pero usted dice que es una guerra contra los pobres.

Ya no importa contra quién, porque la realidad es que hoy todo el mundo es un objetivo, ya sean drogadictos, traficantes o simplemente un hombre que fuma un cigarrillo en la calle, o un activista político o incluso un senador, un abogado o un clérigo. Todo el mundo es un objetivo, porque mucha gente está siendo asesinada en Filipinas por ninguna razón. Inmediatamente después de un crimen, ya sabemos qué dirá la policía: si son gente pobre de los suburbios dirán que les plantaron cara en una operación antidrogas; si son campesinos o indígenas dirán que eran comunistas y por eso fueron asesinados. En la isla de Negros, donde los barones del azúcar aún tienen haciendas, fueron asesinados muchos trabajadores del campo de estas haciendas. El año pasado fue asesinado un colega mío que era abogado y tenía varios casos de disputas agrarias en la zona. Su nombre y su cara habían aparecido en un póster colgado por la región en la que él y otros eran tachados de "amantes de los comunistas" y se daba un número de teléfono para avisar si alguien los veía. Otro abogado que salía al póster fue asesinado poco después, en abril de este año.

Usted misma ha sido amenazada de muerte.

Tres días después de que asesinaran a mi colega recibí un mensaje de texto que decía "Tú serás la próxima". El mismo Duterte ha mencionado a nuestra organización hasta ocho veces y los militares lo hacen cada día. Hasta el punto de que fuimos a los tribunales a poner una denuncia para pedir el derecho de amparo, pero el gobierno de Duterte presentó una contrademanda en la que nos acusa de perjurio porque dice que nuestras acusaciones son falsas.

¿Los activistas y defensores de los derechos humanos son un grupo significativo entre los muertos de esta guerra?

La inmensa mayoría de las muertes son por operaciones policiales relacionadas con las drogas, aunque muy a menudo las víctimas no tienen nada que ver con las drogas: el muerto más joven es un bebé de seis meses que simplemente estaba allí cuando la policía llevó a cabo una operación antidroga. Un niño de tres años también recibió un disparo de bala. Son lo que ellos mismos llaman daños colaterales. Ahora es muy fácil matar, la policía siempre dice que eran sospechosos de crímenes por drogas. El valor de la vida humana en mi país es hoy muy barato. A los filipinos nos están matando como mosquitos.

¿Cómo funciona esta maquinaria?

Para la guerra contra las drogas, cada comisaría de policía tiene su escuadrón de la muerte, que actúan en cada área y tienen listas negras para identificar a la gente que tienen que matar. Pero muchos de los policías de esa misma jefatura no tienen ni idea de las operaciones que llevan a cabo sus escuadrones de la muerte porque sus órdenes vienen de fuera de la comisaría.

¿Vienen de más arriba?

Nosotros creemos que vienen del mismo presidente Duterte. Él mismo ha dicho públicamente que los drogadictos no son seres humanos y cuando sólo llevaba un mes en el poder ya les dijo a los policías que los mataran a todos y lanzaran sus cuerpos en la bahía de Manila para que se los comieran los peces. También ha alentado a matar a los activistas de derechos humanos. Cuando todo esto lo dice el comandante en jefe, no son bromas, es el pronunciamiento de una política pública.

¿Pero no hay juicios ni investigaciones?

En los miles de casos de la guerra contra las drogas, sólo hay uno en el que tres policías fueron procesados, por la muerte de un niño que fue grabada por las cámaras de seguridad de la zona. En los casos de activistas políticos, ni uno ha sido resuelto. La gran mayoría de los casos, tanto de drogas como políticos, no se llevan a los tribunales. Por eso digo que hay una infraestructura de la impunidad. Pero a menudo es que los mismos jueces también tienen miedo y no hacen nada, porque algunos jueces que han perseguido los crímenes han terminado asesinados. Esta guerra ha creado realmente un clima de miedo entre la gente, porque Duterte se proyecte como un hombre fuerte.

Son métodos autocráticos. ¿Cree que Duterte se está convirtiendo en un dictador?

Nosotros creemos que Duterte ha convertido ya en un dictador. Aunque la ley marcial sólo está vigente en el sur del país, todo el país está de facto bajo la ley marcial. Y esto es así porque incluso opositores políticos y líderes eclesiásticos están siendo acusados de sedición y se abren contra ellos casos inventados. Un senador ha pasado dos años en prisión porque la acusan de cargos vinculados con las drogas.

¿Cree que todo esto puede terminar si Duterte acaba perdiendo unas elecciones?

Lo más probable es que gane, por este miedo. La primera vez ganó por un discurso populista lleno de promesas a las clases pobres que tres años después no ha cumplido. También se habla mucho del rol de Cambridge Analytica en su victoria, porque gente de su campaña se reunió con responsables de Cambridge antes de las elecciones. Todavía hoy tiene muchos seguidores y muchos controles en las redes, sobre todo entre comunidades de filipinos en el extranjero.

Més continguts de

El + vist

El + comentat