Una investigación periodística revela que los Mossos vigilaban al excónsul de México en Barcelona

La policía supervisaba sus relaciones con narcotraficantes y redes de blanqueo

El nombramiento de Fidel Herrera como cónsul de México en Barcelona en octubre de 2015 encendió todas las alarmas en la comunidad mexicana de Catalunya. Acusado de vínculos con el narcotráfico y la corrupción cuando fue gobernador de Veracruz, su pasado llevó al Ayuntamiento a pedir explicaciones al ministerio de Exteriores español por haber aceptado las credenciales. Una investigación periodística publicada este domingo en la plataforma OCCRP revela que los Mossos d'Esquadra estuvieron controlando sus movimientos y que comprobaron cómo se relacionaba con redes de blanqueo en Catalunya y Andorra. En enero de 2017 Herrera volvió apresuradamente a México y las investigaciones se pararon. El periodista de Barcelona Antonio Baquero es uno de los firmantes del reportaje, que se ha elaborado en equipo.

Según explica en el artículo Toni Rodríguez, jefe de la División de Investigación Criminal de los Mossos, recibieron informaciones de que el cónsul "podría estar relacionado con redes de blanqueo y tener relaciones de tipo criminal con traficantes de droga de Catalunya". Y siguieron sus pasos por Barcelona y Andorra, donde se movía siempre con un fuerte despliegue de seguridad. El seguimiento policial era esperable, teniendo en cuenta que en México se lo consideraba líder de los Zetas, una de las bandas más violentas en uno de los países más violentos del mundo.

Fuentes policiales aseguran en el reportaje que Herrera desarrolló en Barcelona "una actividad frenética y que era muy difícil saber dónde se acababa el consulado y dónde empezaba el cártel". Entre las personas con las que se relacionó está Simón Montero Jodorovich, presidente de la Federación de Asociaciones Gitanas de Catalunya, que fue detenido el año pasado acusado de tráfico de drogas y blanqueo de dinero. En la misma operación policial se investiga a los cónsules honorarios de Malí, Albania y Croacia.

Los Mossos también comprobaron los contactos personales de Herrera, entre los cuales había conocidos líderes de los Zetas y el editor mexicano Bernardo Domínguez Cerceres, propietario de Malpaso Ediciones, que en julio fue imputado por blanqueo de dinero en beneficio de Jordi Pujol Ferrusola a través de Andorra, donde el cónsul mexicano iba con frecuencia.

La investigación periodística se inscribe en el proyecto Forbiden Stories (Historias Prohibidas), en la que participan 60 periodistas de 25 medios para continuar las investigaciones iniciadas por periodistas asesinados por su trabajo. En este caso han querido seguir el trabajo de Regina Martínez, asesinada en 2012 en Veracruz cuando investigaba a Fidel Herrera.

El + vist

El + comentat