Los micros se silenciarán en los turnos de palabra del próximo debate entre Trump y Biden

El presidente acusa a la moderadora de escoger los temas de debate para favorecer a Biden

El presidente Donald Trump tendrá el micrófono en silencio mientras Joe Biden hable en el último debate presidencial, que tendrá lugar este jueves. La comisión organizadora de los debates no quiere que se vuelva a repetir la imagen lamentable del primero y único debate hasta ahora entre los dos candidatos a la presidencia, en el que Trump no paró de interrumpir a Biden mientras hablaba. Para evitarlo, ha decidido nuevas normas para este último debate, como la de silenciar los micrófonos cuando el oponente esté dando su respuesta de dos minutos a la pregunta del moderador. Después de esta respuesta, los micros se volverán a abrir para poder comenzar el debate dialogado entre los dos.

El primer debate presidencial, el pasado 29 de septiembre, fue el más caótico y agresivo que se recuerda en la historia de los debates presidenciales norteamericanos, con un Trump a la ofensiva que interrumpía constantemente a Biden, pero también insultos que venían de ambos lados, puesto que Biden también llamó al presidente "racista" y "payaso".

Después de aquella traumática experiencia, la Comisión de los Debates Presidenciales ha emitido este lunes las normas para el próximo debate, que tendrá lugar este jueves moderado por la presentadora del informativo de la NBC  Kristen Welker. Trump ha tildado repetidamente a Welker de "injusta" hacia él y la ha acusado de ser parte de los medios que considera " fake news".

Welker, como moderadora, es quien tiene la potestad de escoger los temas que se debatirán durante el cara a cara presidencial, y a Trump tampoco le ha gustado nada la selección. Este lunes, el equipo del presidente mandó una carta a los organizadores del debate para protestar porque se haya dejado fuera de las temáticas a debatir la política exterior, un hecho que consideran un intento de hacer un favor a Biden. El propio Biden ha respondido a las quejas de Trump y le ha reprochado que esté intentando no tener que responder por su nefasta gestión de la pandemia del covid-19. 

Los temas escogidos para este debate, con 15 minutos de tiempo para cada uno y un total de 90 minutos, son las familias norteamericanas, la raza en los Estados Unidos, el cambio climático, la seguridad nacional y el liderazgo . Será el último de los debates antes de las presidenciales del 3 de noviembre, pero no habrá sido el tercero, como estaba previsto, sino el segundo, puesto que Trump se negó a hacer el segundo cara a cara de forma virtual, como proponían los organizadores para evitar contagios, puesto que el presidente había dado positivo por covid-19 unos días antes. Aquel segundo encuentro al final se resolvió con debates respectivos con votantes de cada uno de los candidatos por separado.

"Los absurdos de la Comisión pro-Biden han convertido toda la temporada de debates en un fiasco y no me extraña lo más mínimo, porque el público ha perdido la fe en su objetividad", ha escrito el jefe de campaña de Trump, Bill Stepien. El propio Trump, en un mitin en Arizona esta madrugada, ha vuelto a acusar a Welker de ser una "demócrata radical".

Más críticas a Fauci

Pero la del debate no ha sido la única polémica en la que ha entrado Donald Trump en las últimas horas. También ha continuado con su campaña de ataques contra el jefe científico de la Casa Blanca, Anthony Fauci, con dos tuits en los que le ha reprochado que "diga que la Casa Blanca no lo deja ir a la televisión" y aún así "parezca tener más tiempo de pantalla que nadie desde Bob Hope". "Tony tendría que dejar de llevar la mascarilla de los Washington Nationals por dos motivos. El primero, que no está a la altura de los estándares que tendría que mostrar. El segundo, ¡que me sigue recordando que Tony hizo probablemente el peor lanzamiento de la historia del béisbol!", ha añadido en un segundo tuit.

 

El + vist

El + comentat