Cinco muertos en un atropello masivo en una zona de peatones en Alemania

El conductor, un alemán de 51 años, está detenido y según la fiscalía iba bebido

Cinco personas murieron, entre las cuales una niña de nueve meses, y una quincena más resultaron heridas, algunas muy graves, en un atropello masivo en la ciudad alemana de Tréveris, al lado de la frontera con Luxemburgo. El atropello se produjo en una zona de peatones y el conductor del vehículo fue detenido inmediatamente después de los hechos. Se trata de un hombre de 51 años, de nacionalidad alemana y vecino del distrito de Trier-Saarburg, al cual pertenece la ciudad de Tréveris, que según el fiscal Peter Fritzen había consumido una gran cantidad de alcohol. El hombre no tenía antecedentes penales y se sospecha que podría sufrir algún tipo de trastorno mental. La policía ha descartado que el incidente pudiera tener ningún tipo de motivación terrorista. 

El alcalde de la ciudad, Wolfram Leibe, explicó que visitó la calle donde tuvo lugar el atropello. "Es terrible. Había una zapatilla. Y la niña que la llevaba está muerta", dijo. Las otras víctimas son tres mujeres de 25, 52 y 73 años, y un hombre de 45. 

Los hechos tuvieron lugar poco después de las 14 h. Según el diario local Trierischer Volksfreund, que cita a un testigo, un Range Rover de color gris oscuro accedió a gran velocidad en una zona de peatones del centro de la ciudad y atropelló a varias personas, que, según los testigos, salieron "volando por los aires". Según la policía, el conductor embistió a los peatones "indiscriminadamente". El todoterreno recorrió varios centenares de metros antes de ser parado por varios vehículos policiales, ya fuera de la zona de peatones. El ministro del Interior del land de Renania-Palatinado, Roger Lewentz, destacó que desde el primer aviso de los hechos hasta la detención del conductor pasaron solo cuatro minutos y felicitó a la policía por la rapidez de su actuación. 

El escenario de los hechos es una arteria comercial del centro histórico de Tréveris, que va desde la basílica de Constantino hasta la Porta Nigra, una construcción de la época romana que es el monumento más emblemático de la ciudad. Según el relato de la policía, el conductor (que iba solo en el coche) habría entrado en la zona de peatones desde el sur, a través del Brotstraße (cerca de la basílica) y, después de pasar por la plaza Hauptmarkt, siguió hasta la Porta Nigra. Ahí salió de la zona de peatones y, unos 200 metros más adelante, la policía lo paró y lo detuvo. Durante toda la tarde, la policía remarcó que no tenía ningún indicio sobre la motivación de los hechos. 

El centro de Tréveris, una localidad de unos 100.000 habitantes, fue acordonado y varios helicópteros sobrevolaron la zona. Las autoridades locales pidieron a los ciudadanos que no se acercasen al centro y a los padres que recogiesen a los niños de las escuelas. Aún así, la policía remarcó que no tenía "ningún indicio" de que siguiese habiendo peligro. "El lugar de los hechos está cerrado y protegido en un perímetro amplio. El trabajo en la zona se está haciendo a toda velocidad, igual que la investigación de los antecedentes", tuiteó la policía.

"Lo que ha pasado en Tréveris es conmovedor. Nuestros pensamientos están con los familiares de las víctimas mortales, con los numerosos heridos y con todos los que en este momento se están encargando de atender a los afectados", dijo, a través de Twitter, Steffan Seibert, el portavoz del gobierno alemán.

Según los responsables de la investigación, el autor de los hechos habría dormido las últimas noches en el interior del vehículo, que está registrado a nombre de otra persona. 

El + vist

El + comentat