Una mujer de 90 años, la primera en recibir la vacuna de Pfizer contra el covid

El Reino Unido comienza el programa de inmunización generalizada en unos setenta hospitales

Una mujer de 90 años ha sido la primera ciudadana residente en el Reino Unido que ha recibido la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el covid-19, una vez terminados los ensayos clínicos. Así ha empezado este martes, a las 06.31 h, hora local, en el Hospital Universitario de Coventry, en el centro de Inglaterra, la campaña de vacunación generalizada de la NHS (el servicio de salud pública británico) que pretende poner fin a la pandemia de coronavirus.

Margaret Keenan, conocida como Maggie, originaria de Irlanda del Norte, ha dado el pistoletazo de salida al que los medios de comunicación del país, y el mismo gobierno, ya han bautizado como V-Day (día de la vacunación), una alusión explícita al VE-Day, día de la victoria en Europa, que puso fin a la Segunda Guerra Mundial. El inicio del proceso ha tenido lugar después de que la semana pasada se autorizara la administración para un uso de emergencia.

A punto de cumplir los 91 la próxima semana, Keenan ha considerado la vacuna como "un regalo avanzado". "Me siento tan privilegiada de ser la primera persona vacunada contra el covid-19. Es el mejor regalo de cumpleaños avanzado, y significa que, finalmente, podré pasar tiempo con mi familia y mis amigos por Nochevieja después de haber estado prácticamente sola la mayor parte del año", ha dicho. Keenan recibirá la segunda dosis en tres semanas. Ha aprovechado el momento y la gran expectación mediática generada a su alrededor para aconsejar a todo el mundo que se vacune.

La vacuna de Pfizer/BioNTech ya tiene la autorización en el Reino Unido

Por su parte, el director del NHS, Simon Stevens, ha agradecido el trabajo a todas las personas que han participado en la puesta en marcha de la campaña. "Menos de un año después de que se diagnosticara el primer caso de esta nueva enfermedad, la NHS ya está facilitando la primera vacuna contra el covid-19 clínicamente aprobada", ha manifestado. Stevens, aún así, ha olvidado que Rusia empezó su campaña de vacunación el pasado sábado, y que China, a pesar de que con autorización de emergencia, ya ha vacunado a más de un millón de personas desde el agosto pasado.

Unos cincuenta hospitales de Inglaterra y una veintena más en Escocia, Gales e Irlanda del Norte empiezan este martes las vacunaciones de los mayores de 80 años y del personal sanitario y asistentes de las residencias de gente mayor. El Reino Unido tiene apalabradas 40 millones de dosis de la vacuna de Pfizer, que permitirán vacunar a 20 millones de personas. Antes de finales de diciembre, y si no se producen más problemas de los que ya ha habido en la cadena de suministro, el Reino Unido podría haber vacunado a unos dos millones de personas.

Esfuerzo global

Pero a pesar del optimismo que puede generar la noticia que surge del Reino Unido, la pandemia está lejos de controlarse. Así lo ha querido recordar el primer ministro, Boris Johnson, desde el centro de vacunación del Hospital Guy's de Londres, donde otra mujer, de 81 años, Lyn Wheeler, ha sido la primera que ha recibido la primera dosis de la inmunización. "Tiene 81 años y es muy emocionante oírla decir que lo hace por el Reino Unido, lo que es exactamente correcto: se protege a sí misma pero también ayuda a proteger a todo el país", ha dicho el premier.

El inicio de la campaña de vacunación es visto por el gobierno de Johnson como una gran oportunidad propagandística para destacar las ventajas del Brexit. En parte por el hecho de que la Unión Europea todavía no ha autorizado la vacuna de Pfizer, a pesar de que se espera que lo haga el 29 de diciembre, en la reunión de evaluación que mantendrá la Agencia Europea del Medicamento, o antes.

A pesar de todo, Patrick Vallance, el director científico que asesora al gobierno del Reino Unido, ha admitido esta mañana que no se trata de "nacionalizar" la vacuna. Desde el mismo hospital en el que Johnson ha podido hablar con Lyn Wheeler, Vallance ha dicho: "Es importante reconocer que el esfuerzo [para conseguir una vacuna] ha sido global: hay países y científicos en todas partes que intentan fabricar vacunas y parece que habrá muchos éxitos, lo que es una buena noticia. No se trata de nacionalismo. El Reino Unido lo ha hecho bien por acceder a las vacunas y es fantástico que estemos en condiciones de vacunar a alguien hoy".

En este sentido, hay que recordar que la vacuna es un esfuerzo conjunto de la farmacéutica norteamericana Pfizer y la biotecnológica alemana BioNTech, que se produce en Bélgica, a 40 kilómetros de Bruselas, y que los congeladores de ultrafrío (70 grados bajo cero) que necesita para su conservación y transporte se fabrican cerca de la ciudad italiana de Nápoles.

El equipo nombrado en primavera por el primer ministro británico para liderar la lucha contra el covid-19 precontrató siete vacunas diferentes, y la primera que se ha podido usar ha sido la de Pfizer.