¿Què está pasando en el Sáhara Occidental?

El enfrentamiento entre el Frente Polisario y el ejército del Marruecos es ahora una batalla por el relato

El enfrentamiento que ha estallado entre el Frente Polisario y el ejército del Marruecos que derivó en el primer choque armado desde 1991 se ha convertido, sobre todo, en una batalla por el relato. El viernes el ejército marroquí entró en la zona de seguridad para desalojar a un grupo de manifestantes que cortaban el acceso a un paso aduanero y la guerrilla saharaui respondió con una declaración de guerra. Los saharauis proclamaron el sábado el fin del alto el fuego y se declararon en guerra, una palabra que Marruecos no ha querido utilizar.

Los saharauis quieren recuperar la confianza de una juventud que ya no se cree un proceso de paz en vía muerta (los acuerdos de Madrid de 1991 comprometían a la ONU con un referéndum de autodeterminación que Marruecos no deja de dilatar y que cada día que pasa pierde más apoyos internacionales) y que hace años que exige a la dirección histórica volver a la lucha armada. Marruecos, por su parte, tiene interés en minimizar el conflicto para evitar que vuelva a entrar en la agenda internacional y asegura que el alto el fuego sigue vigente.

¿Hay una guerra?

Es difícil de saber. El Polisario ha emitido tres comunicados de guerra en los que el ministerio de Defensa de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) asegura que ha atacado seis bases militares marroquíes y que ha causado bajas y deserciones. Marruecos solo reconoce dos ataques con intercambio de disparos y asegura que no ha sufrido pérdidas humanas ni materiales. La ONU, que tiene desplegada una fuerza internacional con el mandato de organizar la celebración del referéndum, se mantiene en silencio. Y Marruecos no ha permitido el acceso de prensa internacional a la zona. Por ahora no se han visto imágenes de muertos ni de heridos.

En declaraciones al ARA, Abidin Bucharaya, representante del Frente Polisario en Catalunya, ha asegurado: "Estamos en guerra, totalmente. Los campos de refugiados, nuestras fuerzas militares, nuestras sedes diplomáticas están en situación de guerra". Por su parte, el ministro de Exteriores marroquí, Nasser Bourita, dijo ayer a Josep Borrell, jefe de la diplomacia de la UE, que su país está "comprometido con el alto el fuego".

¿Por qué es importante el paso de Guerguerat?

Guerguerat es un paso situado en la frontera con Mauritania, en la zona de seguridad donde no tendría que haber presencia marroquí y donde en 2006 las autoridades de Rabat abrieron un agujero en el muro de separación con los territorios ocupados del Sáhara Occidental. Los saharauis denuncian que es una "brecha" ilegal en el muro, a través de la cual cada día centenares de camiones se llevan hacia Mauritania recursos naturales de su territorio ocupado por Marruecos, como pesca o productos agrícolas.

El 23 de octubre unos centenares de civiles cortaron el paso como forma de presión a las grandes potencias y en concreto al Consejo de Seguridad de la ONU, que a principios de noviembre se reunió para renovar el mandato de la MINURSO. Como es habitual desde ya hace unos años, el comunicado de la ONU ya no mencionaba el referéndum de autodeterminación y se limitaba a defender "una solución aceptable" para todas las partes. Bucharaya hace responsable tanto a Marruecos como al Consejo de Seguridad por haber "calentado la situación".

¿Qué está pasando en los territorios ocupados y en los campos de refugiados de Argelia?

Hace años que entre la juventud crece la indignación por la falta de adelantos en el proceso de paz y el hecho de que el prometido referéndum a cambio del cual el Polisario dejó la lucha armada no se haya concretado casi tres décadas después. Según explica un activista saharaui de El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental, que pide el anonimato por miedo a represalias, ha habido protestas en varias ciudades que han sido reprimidas por las fuerzas auxiliares marroquíes. "Están yendo casa por casa a detener a los jóvenes saharauis que se han manifestado de manera espontánea", denuncia. "Hay un bloqueo total de las calles y de ciudades enteras". Asegura que "la gente estaba harta de la mal llamada paz. La comunidad internacional ha decepcionado al pueblo saharaui y ahora la gente apoya la reanudación del conflicto". 

En los campos de refugiados de la vecina Argelia –que tradicionalment ha apoyado a los saharauis para debilitar a su rival regional, Marruecos– el Polisario ha decretado una movilización general para incorporar a filas a todos los hombres disponibles. "Llevaremos la guerra a todo el muro de separación", asegura el representante del partido-guerrilla en Catalunya. Preguntado sobre la evidente inferioridad militar de su pueblo, asegura: "En todas las guerras pesa un factor psicológico y nosotros estamos dispuestos a morir por nuestra tierra. Somos beduinos que conocemos bien el desierto, mientras que los soldados marroquíes están ahí por un salario que les llega tarde y mal".

El + vist

El + comentat