Quique Bassat: "La India es el gran contribuidor al incremento de casos diarios de covid-19"

Entrevista al epidemiólogo e investigador en el ISGlobal

El mundo ha superado este lunes los 40 millones de contagios registrados de covid-19, pero la incidencia de la enfermedad no es en absoluto homogénea: mientras que Europa sufre ya los efectos de la segunda oleada de infecciones, China, el país donde se originó la pandemia, tiene el coronavirus prácticamente controlado, y, en cambio, la India o los Estados Unidos todavía no han dado por finalizada la primera oleada. El pediatra y epidemiólogo Quique Bassat, investigador en el ISGlobal, analiza el estado de la pandemia en el mundo. 

Europa se encuentra al inicio de una segunda oleada de covid-19. ¿Es este, ahora mismo, el principal foco de la pandemia?

Europa es un foco muy constante: todos los países han empeorado más o menos de manera similar, salvo honrosas excepciones como Italia, que del grupo de países que sufrieron más en la primera oleada es de los que después lo han hecho mejor. No es lo mismo Alemania, que tiene unos 2.000 casos nuevos cada día, que España, que tiene unos 12.000, pero en toda Europa los números están subiendo de manera preocupante. Por lo tanto, como continente vamos mal, pero no somos los que estamos peor: la India tiene 50.000 de nuevos cada día, y eso con todo el infradiagnóstico que debe de haber, porque no están haciendo ni mucho menos todos los tests que harían falta. Pero, claro, estamos hablando casi de un continente en si mismo.

La India tiene 1.300 millones de habitantes. En proporción, 50.000 casos diarios no son tantos.

Sí, en términos relativos están mejor que nosotros. Pero, en cifras absolutas, la India es el gran contribuidor al incremento de casos diarios.

El mundo ya supera los 40 millones de contagios de coronavirus

¿Y qué zonas del mundo son las que están mejor actualmente?

Asia, con la excepción del subcontinente indio, es el continente que está más tranquilo.

China, el país de origen del coronavirus, tiene ahora poquísimos casos nuevos. ¿Cómo lo han hecho para esquivar la segunda oleada?

No la han dejado llegar. En la ciudad de Qingdao, de nueve millones de habitantes, tuvieron 12 casos y en cinco días hicieron tests a los nueve millones de habitantes. Esto es una aproximación militar a la salud pública que evidentemente funciona muy bien, pero no todos los países lo pueden implementar. Además, y esto también pasa en la India, hay una entrada totalmente restringida en el país: incluso los ciudadanos chinos necesitan un permiso especial para entrar. Si lo haces así es más fácil controlar la situación, pero requiere un esfuerzo y un presupuesto que tienes que estar dispuesto a gastarte.

En cambio, países como los Estados Unidos o Brasil todavía no han conseguido superar la primera oleada, ¿no?

Están en la bajada de la primera oleada, igual que la India. Pero en países tan grandes es posible que, si lo desagregas por ciudades o por regiones, se empiecen a ver segundos picos. En los Estados Unidos no ha afectado por igual en todos los estados: algunos empezaron muy fuertes, como Nueva York, que llegó a tener más casos que algunos países europeos, y en cambio ahora está muy tranquilo, mientras que otros estados norteamericanos ahora están muy mal. Esto también pasa en la India o Brasil. Lo que estamos viendo es el decalaje del pico de las primeras oleadas, que no ha tenido lugar al mismo tiempo en todo el país. También es verdad que Brasil, que llegó a ser el país donde el virus subía más fuerte, ahora está más calmado, pero han llegado a situaciones, en una ciudad como Manaos, en el Amazonas, donde se calcula que la mitad de la población se ha infectado. Aquí es difícil que sigan subiendo los números porque la mayoría de personas ya están inmunizadas.

¿El diferente impacto del virus según el territorio depende exclusivamente de las medidas que se han tomado o influye de alguna manera el comportamiento del propio virus?

El virus es el mismo, no cambia la virulencia ni la manera de transmitirse. Lo que cambia son las medidas de prevención que se ponen en marcha y cómo se siguen de bien a nivel comunitario. Si tú tienes un estado de los Estados Unidos habitado predominantemente por gente negacionista, que no cree en el uso de las mascarillas ni que el virus sea una realidad, no seguirán bien las recomendaciones y tendrán un pico antes que otros que sí las siguen bien. Pero, una vez tienes una transmisión comunitaria importante, o todo el mundo se pone las pilas de manera similar o es difícil controlarlo y evitar un pico.

Por lo tanto, ¿era evitable esta segunda oleada?

Completamente. Nosotros lo esperábamos en otoño, y ahora estamos en otoño y estamos en plena segunda oleada, pero ya empezó en verano en algunos lugares y no hicimos lo que teníamos que hacer. Primero nos desconfinamos como país probablemente de manera prematura y demasiado rápida, con fases que se iban acortando: el plan estaba muy bien pensado pero la realidad fue diferente. Y después, en verano, con pocos casos, nos creímos que todo ya había pasado, bajamos la vigilancia e hicimos una serie de actividades que favorecían el retorno del virus.

¿Es posible que la segunda oleada que ahora estamos viviendo aquí, dentro de unas semanas, se desplace a otros países donde ahora la incidencia es más baja? ¿O el virus ya está en todas partes?

El virus está esparcido por todas partes pero está bastante controlado en algunos lugares. Las segundas oleadas suelen ser bastante inevitables salvo que tengas una vacuna, pero hay países y gobiernos que han entendido qué se tenía que hacer y lo están haciendo. El ejemplo de Italia es uno de los mejores: fueron unos de los más afectados inicialmente en Europa y ahora lo han sabido llevar mejor. Los portugueses también son un buen ejemplo de ello: no se han visto muy afectados y están a nuestro lado, es bastante alucinante. Si te crees que no te tocará a ti y no haces lo que toca, es normal que te pase lo que nos está pasando. En esta pandemia lo más crítico es hacer tests, el director de la OMS lo dijo al principio de todo, y no lo estamos haciendo. No me creo que aquí no podamos hacer cosas parecidas a esto de los nueve millones de tests que han hecho en China. Y, además, se nos ha prometido que esto llegaría, ¡y no ha llegado! Teniendo en cuenta que muchas infecciones no causan síntomas, si no las buscamos no las encontraremos.

¿Esta segunda oleada puede acabar en una situación igual que la de marzo y abril?

Me gustaría pensar que hemos aprendido algo de aquella tragedia. Hay una diferencia muy grande: en términos absolutos las cifras son parecidas, pero en la primera oleada solo detectamos la punta del iceberg y las infecciones que causaban pocos síntomas ni las vimos; ahora, en cambio, no tenemos todos los tests que tendríamos que tener pero sí estamos detectando muchas más infecciones entre los contactos. Por lo tanto, es verdad que los números dan mucho miedo y que las tendencias van al alza, pero muchas de estas infecciones que estamos detectando son leves y el riesgo de saturación del sistema de salud es menor que el que teníamos con el mismo número de casos en la primera oleada. Pero bueno, si la tendencia al alza continúa llegará un momento en el que se saturará el sistema igualmente, y los hospitales ya empiezan a estar muy llenos.

El + vist

El + comentat