La policía francesa multa a la mitad de los 2.500 participantes en una fiesta 'rave' en la Bretaña

Las autoridades han montado un punto para hacerles pruebas de antígenos y piden que se autoaislen

Una fiesta rave de Nochevieja con 2.500 personas en dos hangares al sur de Rennes, en la Bretaña, se ha acabado esta mañana con la intervención de la policía, que ha impuesto 1.200 multas y ha intervenido un camión, material de sonido y generadores. Según ha explicado el ministro del Interior francés, Gérald Darmarin, a las diez y cuarto de la mañana la Gendarmeria ha tomado el control del lugar, cuando los últimos asistentes ya llevaban 36 horas de fiesta. 

La policía ha impuesto 800 multas por haberse saltado el toque de queda, no llevar mascarilla y participación en una reunión ilícita, y 400 más por uso de estupefacientes, según ha informado la Jefatura a mediodía, cuando todavía había gente parada en los controles. Los agentes se han desplegado en los accesos de las naves y han identificado a todo el mundo que salía, a pie o en coche, además de comprobarles la dilatación de las pupilas con linternas. Con la llegada de los refuerzos de esta mañana, los gendarmes han ido cerrando despacio el dispositivo entorno al lugar de la fiesta hasta que han despertado a los últimos participantes, que han sido reagrupados e identificados sin oponer resistencia.

Consejo de autoaislamiento

Las autoridades sanitarias de la Bretaña han alertado en un comunicado que la fiesta "supone un alto riesgo de propagación del covid-19" y han instado a los participantes a autoaislarse de manera estricta durante una semana, a hacerse pruebas dentro de siete días y a esperar los resultados antes de volver a salir. También han montado un punto para hacer las pruebas de antígenos en un polideportivo en Lieuron, la localidad más cercana a la fiesta, y piden a todos los que han participado que se presenten. "Han puesto su vida en peligro, su salud, y ahora hace falta que estas personas protejan a su entorno", ha declarado la Jefatura.

Según han explicado los responsables policiales, están buscando a los organizadores de la fiesta y un juzgado ha iniciado una investigación. Los agentes intentaron impedir que se llegara a celebrar, pero se encontraron con una organización "extremadamente ágil, con numerosos puntos de acceso" y con la "hostilidad" de muchos participantes, que habrían echado botellas y piedras contra los agentes e incluso habrían quemado un vehículo policial. Viendo que no podían evitar la fiesta optaron por enviar socorristas, que distribuyeron hielo y mascarillas para "limitar los riesgos de la propagación del virus en el lugar". En plena pandemia centenares de jóvenes han bailado horas y horas al sonido de la música techno muy apretujados, y casi todos sin mascarilla.

Toque de queda desde las seis de la tarde

La situación epidemiológica ha llevado a las autoridades francesas a avanzar el toque de queda en quince departamentos, donde los datos han empeorado más en las últimas semanas. A partir de este sábado la prohibición de salir a la calle se amplía de las 6 de la tarde a las 6 de la mañana. Además, París ha anunciado que los museos, cines y teatros no reabrirán el 7 de enero como estaba previsto.

El + vist

El + comentat