Jean-Yves Camus: "No hay alternativa a apoyar a los que publican dibujos de Mahoma"

Director del Observatorio de Radicalismos Políticos francés y colaborador de 'Charlie Hebdo'

El periodista y politólogo francés Jean-Yves Camus es especialista en la extrema derecha francesa y los grupos islamistas radicales. Además de dirigir el Observatorio de Radicalismos Políticos de la Fundación Jean Jaurès, es colaborador de la revista satírica  Charlie Hebdo, de nuevo en el centro del debate después de la decapitación el pasado viernes en las afueras de París de un profesor que había mostrado a sus alumnos caricaturas de Mahoma publicadas por la revista. 

¿Episodios como el atentado yihadista del viernes en las afueras de París suponen una amenaza para la libertad de expresión en Francia? ¿Como colaborador de Charlie  Hebdo, se ha sentido alguna vez autocensurado?

Soy académico, no periodista. Aún así, tengo una columna cotidiana en Charlie Hebdo y, en 20 años, nunca me he sentido autocensurado. Las únicas limitaciones que tengo son las que marca la legislación francesa. Yo no soy un ateo ni un provocador de religiones. Yo defiendo la libertad de criticar todas las religiones, incluyendo la mía. Soy judío practicante y esto nunca ha sido un problema con los otros periodistas de Charlie Hebdo. Todos estamos de acuerdo en los valores comunes de la secularidad en la esfera pública y la libertad de expresión. 

¿Cómo ha vivido este ataque la redacción de Charlie  Hebdo, que hace cinco años fue víctima de un ataque yihadista motivado también por la publicación de caricaturas de Mahoma?

No puedo hablar en nombre de la redacción, pero el estado de ánimo general es de estupefacción por la crueldad de la decapitación de un profesor y, a la vez, la sensación de haber avisado ya hace unos 20 años, sin que se nos escuchara, que la situación a las escuelas públicas estaba empeorando en cuanto a la captación de alumnos por parte del islamismo radical y la presión ejercida sobre directores, profesores y alumnos por parte de padres con una ideología islamista. Parte de la izquierda nos tildó de "islamofóbicos" y dijo que "exagerábamos" la situación. Pero no lo hacíamos. No siento nada de odio ni desprecio hacia los que viven según los estándares religiosos musulmanes. Son libres de hacerlo mientras no hagan proselitismo en la escuela pública. Y lo mismo con los otros grupos religiosos. 

¿Qué pensó cuando supo que un profesor había sido decapitado a la luz del día del día por haber mostrado caricaturas de Mahoma en clase?

No me enteré hasta sábado al atardecer, porque apago todos los aparatos electrónicos durante el sabbath. No me sorprendió. No hasta que se hizo público que un predicador radical conocido desde hace unos 20 años podría estar implicado, porque a este hombre hace mucho tiempo que se le tendría que haber prohibido que siguiera predicando. El auténtico choque llegó cuando la investigación determinó que el terrorista había pagado a jóvenes para obtener información sobre el profesor. ¡Les pagó! ¿No se tendría que enseñar a los niños que no tienen que dar información personal sobre nadie sin su consentimiento?

¿Se tienen que publicar o enseñar dibujos de Mahoma? ¿Qué se perdería renunciando?

Llegados a este punto, no hay alternativa a apoyar a los que los publican. Si no, cedes a la presión de los radicales y abres el camino a mayor censura. La única condición es que tienes que aceptar que todas las religiones pueden ser ridiculizadas. Incluso la mía, tanto me hace. 

¿Tiene miedo que este tipo de ataques traigan a una discriminación contra los musulmanes? ¿Cómo tendríamos que reaccionar ante estas situaciones?

¿Por qué tendría que discriminar contra los muchos muchos musulmanes que conozco que respetan las leyes francesas? No lo haré, ¡nunca! Es cierto que tenemos que combatir a los racistas de la extrema derecha para que no se aprovechen de este y otros atentados terroristas cometidos por islamistas radicales y conviertan en cabeza de turco a todos los musulmanes por las maldades de una minoría. Sin embargo, por otro lado, tenemos que apoyar a nuestro gobierno en su nueva política de confrontación sin tapujos del islamismo radical. 

El + vist

El + comentat