Apple presenta el iPhone 12, su primer ‘smartphone’ 5G

La compañía suma cuatro modelos más y apuesta por ofrecer opciones compactas

Desde que las operadoras del mundo empezaron a desplegar redes de quinta generación (5G) hace más de un año y medio, una parte de la industria ha considerado que Apple llegaba tarde porque no disponía de ningún modelo de iPhone compatible con la 5G. La experiencia ha demostrado que no había que correr, y hasta cierto punto también que la 5G necesitaba la llegada de Apple tanto como al revés: si bien en China ya son 5G un tercio de los smartphones que se venden, en los EE.UU. solo lo son un 14%, y como ahí la mitad de los consumidores usan móviles Apple, la adopción de la 5G no avanza tanto como se esperaba. Incluso aquí, si las telefónicas se han apresurado estos meses a prometer servicios 5G -con excepción de Vodafone, que ya lo tenía- se debe en buena parte a no perder la oportunidad de vender iPhones 5G cuando hubiera, porque nadie se animará a contratar un servicio si su teléfono no lo puede aprovechar.

Sea como fuere, la espera ha acabado: Apple presentó ayer sus primeros smartphones compatibles con 5G. Lo hizo en una nueva presentación virtual donde solo intervino físicamente un directivo ajeno de solvencia contrastada en el ramo de las telecomunicaciones: Hans Vestberg, antes consejero delegado de Ericsson y ahora de la operadora Verizon. El detalle es significativo, vista la gran diversidad de bandas de frecuencia que se usan para la 5G en los diferentes países, y con las cuales los nuevos iPhone tendrán que trabajar. Apple no quiere dejar ninguna duda de que lo harán correctamente.

Los nuevos iPhone, todos con 5G

La nueva gama 5G de Apple está formada por cuatro teléfonos, que comparten la denominación genérica iPhone 12 y el nuevo procesador A14 Bionic de Apple, que la empresa ya presentó el mes pasado como motor de la nueva tablet iPad Pro. Contiene 11.800 millones de transistores, un 40% más que el A13 de los iPhone 11. Y, como es natural, promete un 50% más de rendimiento en computación y gráficos, que se tendría que notar en aplicaciones como el aprendizaje automático y la fotografía computacional. Los cuatro iPhone 12 comparten también el mismo diseño industrial con los iPad Pro y Air más recientes, recuperando los cantos de los iPhone 4 y 5 que Apple abandonó en 2014 para pasar a las líneas redondeadas desde el iPhone 6 hasta el iPhone 11.

En realidad, se trata de solo dos modelos, cada uno disponible en dos tamaños de pantalla: con carcasa de aluminio están los iPhone 12 de 6,1 pulgadas y de 5,4 pulgadas; y con carcasa de acero inoxidable se ofrecen los iPhone 12 Pro de 6,1 y 6,7 pulgadas. Claramente Apple considera que las 6,1 pulgadas serán el formato más popular. El analista Ming-Chi Kuo asegura que la firma prevé que un 40% de los 75 millones de teléfonos que venderá hasta final de año sean iPhone 12 de 6,1, a los que hay que añadir otro 15% del modelo Pro del mismo tamaño. El Pro Max es el iPhone más grande que Apple ha sacado hasta ahora.

En el otro extremo está el prometedor iPhone 12 mini, que integra finalmente en el ciclo de productos emblemáticos de la marca un teléfono compacto, probablemente como consecuencia del éxito que ha tenido el iPhone SE lanzado en abril. El nuevo mini, a pesar de tener la pantalla más grande que el SE, es más pequeño gracias a la ausencia de marcos, que permite prescindir del lector dactilar: los cuatro modelos usan la biometría facial TouchID. Todas las pantallas son de tecnología OLED (Apple la llama Super Retina XDR), pero no ofrecen la función always on display de los móviles Samsung y Huawei.

A pesar de ser la conectividad 5G la característica más destacada de los iPhone 12, Apple no renuncia a mejorar la 4G, que es la única que muchos usuarios tendrán inicialmente. De hecho, la empresa asegura que baja automáticamente a 4G cuando la aplicación no necesita la velocidad 5G, para ahorrar batería.

Hablando de batería, los iPhone 12 se pueden cargar sin hilos, pero incluyen unos imanes MagSafe para asegurar que el teléfono quede bien colocado encima del cargador, y un sensor NFC para interactuar con futuros accesorios. Los usuarios que prefieran tirar de cable tendrán que buscar uno de los 2.000 millones de cargadores de iPhone que hay por el mundo, porque dentro de la caja del teléfono no encontrarán ninguno, como tampoco auriculares. Apple lo justifica por razones medioambientales: si la caja es más pequeña, dentro de cada contenedor de transporte caben más. Del ahorro de coste no hablan, claro.

Como es habitual, Apple sigue apostando por las funciones de fotografía, uno de los puntos fuertes de sus móviles. Los iPhone 12 llevan dos cámaras principales y los iPhone 12 Pro tienen tres, complementadas con un sensor LiDAR de profundidad que habilita funciones de realidad aumentada, y que acelera el autoenfoque y mejora los desenfoques en situaciones de poca luz. Todas las cámaras principales tienen 12 megapíxeles de resolución, pero son más luminosas que las de los modelos anteriores y, con las funciones de fotografía computacional que permite el nuevo procesador, hacen posibles el modo por la noche en la cámara frontal, los vídeos timelapse nocturnos y grabar vídeos con procesamiento Dolby Vision HDR.

Y poca cosa más

Los fans de Apple que esperaban que los nuevos iPhone llegaran en compañía habrán quedado decepcionados. La marca solo presentó un nuevo altavoz inteligente conectado a Siri. Con un precio de 99 euros, el HomePod mini está pensado para competir con el Echo Dot de Amazon, con el cual comparte la forma esférica. En cambio, los supuestos auriculares Apple de diadema y los dispositivos geolocalizados AirTags quedaron para otra ocasión.

El + vist

El + comentat