Beca Carles Capdevila para proyectos educativos y de cuidado de las personas

El ARA crea, con la Fundación La Caixa, esta ayuda anual, dotada con 20.000 euros

ÀLEX GUTIÉRREZ
ÀLEX GUTIÉRREZ

Este es el primer aniversario del ARA desde la muerte de su director fundador, Carles Capdevila. Periodista comprometido y referente destacado en el mundo de la educación, en sus últimos años se centró en reivindicar también el a menudo anónimo y discreto trabajo del personal sanitario que cuida de los pacientes. Con la voluntad de mantener vivo este legado, el diario ARA crea, con colaboración de la Fundación Bancaria La Caixa, las becas Carles Capdevila, para premiar proyectos en estos ámbitos.

De este modo, a principios de año se publicarán las bases y se abrirá el plazo de recepción de candidaturas. Las becas serán dos y bienales. Es decir, un año se premiará un proyecto educativo, mientras que el año siguiente se ayudará a uno centrado en la salud y el cuidado de la gente. Cada uno recibirá un impulso de 20.000 euros.

Durante estas semanas se constituirá el jurado, con miembros del diario, expertos de cada ramo y también de las instituciones políticas y sociales representativas tanto de la educación como de la salud.

La entrega de las becas se hará al final del curso escolar, en el que será el segundo gran acto institucional del ARA, junto a la fiesta de aniversario que se celebra en noviembre. El diario velará para hacer el seguimiento con el que comprobar que la financiación proporcionada por la beca se ha utilizado de manera eficiente.

Doble reivindicación

Desde su nacimiento, el ARA ha querido ser el diario de referencia de la comunidad educativa. Una buena prueba del éxito es el suplemento Criatures, que de hecho era la adaptación a prensa de un proyecto que Capdevila mantenía en formato web antes de la creación del diario. El periodista sobresalió también en este campo al frente de formatos radiofónicos como Eduqueu les criatures, en Cataluña Radio, o televisivos como Qui els va parir!, en TV3. También fueron célebres sus monólogos en los que afrontaba la paternidad y la educación de los hijos -Capdevila tenía cuatro- con ironía e ingenio. Esta dedicación le hizo ganar premios como el Marta Mata de educación, el Ciutat de Barcelona y el Nacional de Comunicación de la Generalitat.

En la última etapa de su vida, marcada por el cáncer que tenía -y que decidió contar-, se centró en reivindicar el trabajo de -como él decía- "las personas que cuidan a las personas". Las consideraba una pieza fundamental del sistema sanitario, a menudo negligida. A través de sus artículos, puso en valor su entrega en la tarea diaria.

Més continguts de

El + vist

El + comentat