Crítica de sèries

'Los Favoritos de Midas': Willy Toledo lo peta en Netflix a pesar del boicot

Luis Tosar protagoniza un 'thriller' sobre chantajes criminales e inmoralidad capitalista

'Los favoritos de Midas'

Miguel Barros y Mateo Gil para Netflix España. En emisión en Netflix

El retorno de Willy Toledo a la televisión ha sido toda una noticia. Desde que la organización ultra Asociación de Abogados Cristianos lo denunció en 2017 por un tuit, el actor había tenido serias dificultades para encontrar trabajo en el sector audiovisual. Esta sequía se acabó cuando la productora Nostromo lo contrató para su nuevo proyecto, una adaptación para Netflix del relato de Jack London The Minions of Midas, traducido como Los Favoritos de Midas. El estreno de la serie el 13 de noviembre generó un nuevo intento de boicot desde las redes por parte de la ultraderecha. Pero les ha salido el tiro por la culata. Los Favoritos de Midas se mantiene entre los más vistos en Netflix las últimas semanas y ha recogido muy buenas críticas entre la prensa internacional.

Guionista habitual de Alejandro Amenábar, Mateo Gil ha desarrollado desde hace años una carrera propia como director cinematográfico, y con Los Favoritos de Midas se estrena en el formado serie. Gil y el coguionista Miguel Barros han ampliado y han trasladado al Madrid actual la trama del cuento de Jack London, en la que el escritor norteamericano ponía en evidencia la inmoralidad del capitalismo a partir del chantaje mezquino del cual es víctima un empresario por parte de Los Favoritos de Midas, una sociedad secreta con el nombre del legendario rey de codicia ilimitada.

En la serie, el personaje principal, Víctor Genovés (Luis Tosar), es el directivo de un grupo mediático que toma decisiones a contracorriente. Hasta el punto de que un accionista lo acusa de “sociata” cuando apuesta por dar cobertura en el diario insigne del grupo a un reportaje de investigación que denuncia las oscuras implicaciones de un importante banco español en la Guerra de Siria. Pero la trayectoria de Genovés se complica de verdad cuando empieza a recibir una serie de cartas firmadas por los misteriosos Favoritos de Midas en las que le piden una cantidad ingente de dinero. Si rechaza pagar, una persona cualquiera morirá en una fecha y un lugar concretos. Genovés no cede y los anónimos cumplen la amenaza. ¿El protagonista es corresponsable de estos asesinatos aleatorios?

A la sombra de David Fincher

Mateo Gil desarrolla un thriller sofisticado que sigue el camino de cineastas como David Fincher a la hora de tejer un misterio que a medida que avanza la trama, lejos de acercarse a una resolución satisfactoria, genera un ambiente cada vez más irrespirable. La serie presenta un concepto del capitalismo como una opción intrínsecamente depredadora e inmoral en el sentido de que no asume responsabilidades respecto al dolor que genera. En cuanto a la producción, Los Favoritos de Midas puede presumir de un nivel de calidad incuestionable. Pero los responsables del guion resultan demasiado esquemáticos en el dibujo de algunas tramas y personajes, sobre todo en el de Mónica (Marta Belmonte), una periodista “de raza” tan estereotipada en su compromiso con el oficio que se acerca a una parodia de Pantomima Full.

Como pasa igualmente en otras series españolas, los creadores tampoco son capaces de concebir las protestas ciudadanas que representan el malestar de un país más allá de un paisaje ruidoso de fondo que complica la vida a los protagonistas. Pero se agradece que la serie no resulte complaciente y deje un poso de desazón al final. Y, por cierto, Guillermo Toledo demuestra, en el papel de policía cansado que intenta resolver la conspiración detrás de Los Favoritos de Midas, cómo se ha equivocado la profesión no dándole más trabajo estos últimos años.

El + vist

El + comentat