EL APUNTE

La montaña, el ratón y Cercanías

¿Qué credibilidad tiene el gobierno del PP cuando habla de diálogo? ¿Qué credibilidad tienen los que recogieron firmas contra el Estatut?

Por tierra, mar y prensa afín Mariano Rajoy y algunos miembros de su gobierno desembarcaron ayer en Cataluña con una oferta de esas etiquetadas con un no-lo-puede-resistir. Reconociendo que se necesitan inversiones en infraestructuras, Mariano Rajoy hizo un llamamiento a la "concordia" y a ganar la "batalla de la moderación, la responsabilidad y la sensatez" en Cataluña. Se trata de un mensaje interesante, ¿quién no está a favor de la moderación y la cordura? El problema principal es que la propuesta llega con varios años de retraso, después de muchas humillaciones y con la credibilidad bajo mínimos. Rajoy se respondió a sí mismo cuando habló del "delicado material con que está tejida la confianza y cómo cuesta repararla". Se refería a la confianza económica ante una audiencia empresarial, pero la frase tiene una clara lectura política. ¿Qué credibilidad tiene el gobierno del PP cuando habla de diálogo? ¿Qué credibilidad tienen los que recogieron firmas contra el Estatut? ¿Qué credibilidad tienen los que no votaron la Constitución y ahora la sacralizan, los que no cumplen los acuerdos sobre financiación, los que no ejecutan los presupuestos sobre inversiones, los que intentan que el eje mediterráneo pase por el Manzanares, los que presentan el FLA como un regalo cuando Cataluña no habría necesitado endeudarse si hubiera controlado sus bases fiscales? Algunos confían en que el proceso sea como aquella montaña que parió un ratón. ¿Diálogo? Todo, pero primero hace falta respeto y credibilidad.

Más contenidos de

El + vist

El + comentat