Chicos, tenéis un problema

Pensad en vuestro comportamiento y preguntad a las mujeres que tenéis alrededor

Algunos hombres empiezan a darse cuenta de que son cómplices de la violencia contra las mujeres por omisión y que su (mala) educación no les permite detectar un punto de vista diferente desde el que observar el mundo. Básicamente, la diferencia está en el miedo inoculado. ¿Cuántos hombres tienen miedo a los parkings? ¿Cuántos se dan la vuelta cuando andan solos por la calle? ¿A cuántos les advirtieron de pequeños que no compartieran ascensor con desconocidos, y de adolescentes que no se quedaran solos cuando salían de fiesta? El juicio contra cinco hombres acusados de violar en grupo a una chica de 18 años a los Sanfermines debería servir de señal de alarma y hacer reflexionar a muchos de los hombres inteligentes y tranquilos que nos rodean. Los cinco acusados pretenden defenderse diciendo que "no hubo consentimiento explícito" de la chica, pero sí implícito. Parece que algunos "gemidos" se habrían interpretado como una forma de aceptar que se dejaba violar en un portal mientras la retenían por la fuerza y la grababan en vídeo. Algún día los hombres a los que les repugne la violencia de cualquier tipo serán la gran mayoría, pero de momento habrá que seguir poniendo mucha paciencia y continuar denunciando la violencia física y la violencia cotidiana de los pequeños desprecios. Eso sí, siempre con la suavidad del sexo débil para que la indignación no sirva para nos tachen –encima– de agresivas o de estar siempre a la defensiva. Pensad en vuestro comportamiento y preguntad a las mujeres que tenéis alrededor. Seguro que os sorprenderá su punto de vista.

Més continguts de