Derecho al trabajo

Quizás uno de los puntos menos logrados de la Constitución es el derecho al trabajo que aparece en el artículo 35. Desde que se aprobó, el desempleo en España ha sido de media de un 16%, y ha llegado en los mejores momentos a un elevado 8%. Además, y a pesar de que el artículo 48 habla de la obligación de los poderes públicos de promover la participación eficaz de la juventud en el desarrollo económico, la tasa de paro juvenil se ha disparado al 50% en las tres crisis económicas que hemos sufrido desde la aprobación de la Constitución. Esta situación es inaceptable. Teniendo en cuenta la historia de los últimos 40 años, no parece que volver atrás sea una buena idea. Derogar no resolverá los problemas. Hay que buscar soluciones más allá del reducido ámbito de las relaciones laborales. Hay que promover el espíritu emprendedor, desterrar las connotaciones negativas del hecho de “ser empresario” y garantizar la seguridad jurídica de las inversiones. Al final, los que se arriesgan, y contratan, son los empresarios.

El + vist

El + comentat