El verano de los complejos

"Recuerdo quedarme en bañador ante mis amigas de instituto y pensar que ya no era como ellas"

Recuerdo el primer día de playa de la temporada. Recuerdo quedarme en bañador ante mis amigas de instituto y, por primera vez, pensar que yo no era como ellas. Ellas eran más delgadas, más esbeltas. Era una sensación nueva. La vergüenza del propio cuerpo. Recuerdo la intranquilidad, el no encontrar la manera de estar en lugar, de sentarse escondiendo las piernas bajo la toalla, de ponerme de pie envolviéndome con el pareo para disimular la forma de mis caderas.

Si ahora pudiera viajar al pasado no encontraría palabras de consuelo para mi yo adolescente. Me parecería hipócrita decirle / me que no sufriera, que estas manías desaparecen con la edad. Porque en mi caso no es cierto. Siento decirte, yo, que los años pasarán, y habrá épocas en que te importará más o menos, pero los complejos siempre te acompañarán. Nunca te verás bien. Siempre pensarás que te sobran unos kilos, o que esta parte del cuerpo debería estar más lisa, o que eres demasiado pálida, o que tienes muchas pecas. Lo siento, de verdad. No lo sabrás hacer mejor. Madurarás pero arrastrarás esta mierda. Eso sí, serás consciente de ello. Dictadura de la imagen, sociedad heteropatriarcal, hipersexualización... Entenderás la teoría. Sabrás que hay que luchar contra estas dinámicas. Y aprenderás a convivir con tus complejos y a hacer broma de ellos. Humor. Es lo único que te sabré ofrecer en un futuro.

También me diría que podré trabajar de lo que me gusta, que amaré, que seré amada y que tendré dos hijas con un hombre que aún no conoces. Y mejor, no creo que ahora mismo te gustara. No pasa por su mejor momento: cabellos grasos, acné y un vello que no termina de convertirse en bigote.

Ah sí, y también aprovecharía mi viaje en el tiempo para aconsejarme dejar de dibujar esteladas en la carpeta. Este tema sí en un futuro sólo te provocará disgustos.

Més continguts de

El + vist

El + comentat