España y los españoles

Esta es la gran manipulación de fondo: confundir España con los ciudadanos españoles

VICENÇ VILLATORO Escritor y periodista

Con Borrell y Lozano al frente, la máquina "Marca España" tiene por función combatir el soberanismo catalán. Y por eso pone en circulación un axioma: los independentistas odian España y por tanto odian a todos y cada uno de los españoles. Este axioma debe funcionar en clave interna -odian tu país, te odian a ti- y en lo internacional: el independentismo es un movimiento supremacista y xenófobo. Pero el axioma es perverso. Se fundamenta en una confusión intencionada entre España y los españoles. Una cosa es España, un Estado, un concepto político, y otra los españoles, la suma de los ciudadanos de España. Confundirlo es hacer trampas. La mayoría de los independentistas critican España como estado, pero admiran y aman a los españoles que les parecen admirables (y hay muchos). Y es hacer trampa utilizar todo lo bueno que pueda haber hecho cualquier español concreto en el pasado o en el presente para avalar un Estado, que a menudo no tiene nada que ver y que a veces ellos mismos combatían. Como es el caso de los españoles -y los catalanes- que participaron en la liberación de París. Esta es la gran manipulación de fondo: confundir España con los ciudadanos españoles. Instrumentalizar lo que hacen los ciudadanos para legitimar el Estado.

Més continguts de