Lógica militar

El gobierno ha dinamitado estructuras de la Generalitat perfectamente constitucionales

EN CUALQUIER país democrático estaría muy mal visto que un gobierno en funciones tomara decisiones políticamente sustantivas a menos de una semana de unas elecciones. En Cataluña, el gobierno que nos gobierna desde Madrid –que no sólo está en funciones sino que nadie lo ha elegido y sigue el programa de un partido aquí residual– decidió en el último Consejo de Ministros dinamitar estructuras de Hacienda y de proyección exterior de la Generalitat perfectamente constitucionales. En cualquier país democrático sería un escándalo que en campaña electoral se utilizaran contra el adversario político verbos como descabezar, liquidar o desinfectar. Aquí las ha usado el bloque monárquico este fin de semana. Quizás porque ni la acción del gobierno ocupante ni una parte del discurso del unionismo pertenecen exactamente a la lógica política. Más bien parecen responder a una forma militar de ver las cosas. Los ejércitos en retirada destruyen puentes e instalaciones antes de abandonar las posiciones. Y los verbos que comentábamos tienen una presencia más cómoda en el vocabulario militar que en el político. Clausewitz decía que la guerra es la continuación de la política por otros medios. Algunos parecen pensar que la política no es más que una manera más civilizada de hacer la guerra.

Etiquetes

Més continguts de

El + vist

El + comentat