TOVALLONS NEGRES

Para los que no están

Nadie quiere parecer malo. Y los “testigo” del juicio lo fueron

Este año que empieza tiene que ser el año en que los líderes sociales y políticos independentistas salgan de la prisión y vuelvan del exilio. No se merecen estar ahí. Pegar a la gente porque hizo un referéndum ilegal es un crimen. Y todavía es más crimen no verlo como un crimen, o hacerse el ocupado. Un vapuleo general como este no se produjo durante el franquismo, porque este fue un vapuleo desacomplejado, un vapuleo de “me duele más a mí que a tí”. Fue un vapuleo que se asemeja al terrorismo de estado, una práctica criminal que en España se ha producido durante el reinado de Juan Carlos I, en democracia.

Ninguno de los encarcelados merecía ser condenado “por sedición”, que comporta violencia. Hoy los “testigos” del juicio, todos los que mintieron, confundieron, inventaron, exageraron, celebran la llegada del año nuevo con la gente que quieren y no sé si se acordarán, durante un instante, de ellos. Creo que no. Con los adolescentes a veces lo ves: hay uno que difama a otro y cuando el resto de chicos y chicas le hacen ver el comportamiento erróneo, lo que hace es enrocarse, odiarlo más, encontrar todavía más motivos para difamarlo. Nadie quiere parecer malo. Y los “testigos” del juicio lo fueron.

En la montaña donde suelo salir a correr han puesto un pesebre y una libreta de deseos. Cuando yo apuntaba el mío con unos amigos encontré otros deseos de libertad para ellos. Les recuerdo hoy por dos motivos. Porque un cambio de año –esta burrada simbólica– te hace pensar en los ausentes. Y porque estoy convencida de que ellos serían los mejores gestores de la pandemia y de la crisis que nos espera. Son los mejores y no están.

El + vist

El + comentat