Rusos

¡Resultará que somos todos agentes rusos, gratis y sin saberlo!

NO SÉ CUÁNTOS rusos se habrá encontrado al amigo lector en los últimos siete años en las manifestaciones independentistas, las asambleas de Òmnium, las conferencias de la ANC o los mítines de los partidos soberanistas. Yo no me he encontrado a ninguno. Quizá por eso me parecen delirantes las versiones según las cuales todo lo que está pasando en Cataluña no es otra cosa que una maniobra de la Rusia de Putin para desestabilizar la Unión Europea. ¡Resultará que somos todos agentes rusos, gratis y sin saberlo! La teoría es absurda, pero el gobierno español se agarra a ella porque le va muy bien, si alguien se la cree. Primero, porque le sirve para ocultar que el soberanismo catalán es profundamente europeísta, disfrazándolo grotescamente de contrario a la Unión Europea (¡es mucho más antieuropeísta el unionismo!). Segundo, porque en los países del Este, que lo miran todo de lejos y proyectan sus propios temores, presentar al independentismo como una maniobra rusa contra Europa es garantizarse todas las simpatías desinformadas. Pero sobre todo porque cualquier explicación complotista de lo que pasa, por marciana que sea, les resulta más agradable que la más sencilla y más clara: que millones de catalanes han dejado de sentirse españoles, de sentir España como su estado.

Etiquetes

Més continguts de

El + vist

El + comentat