Encuesta del ARA: El 80% de los catalanes son partidarios de un referéndum acordado

La libertad de los presos políticos y el rechazo al 155 son otros consensos de más del 75%

El miércoles pasado el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, instó a los independentistas a llevarle una propuesta que reuniera, al menos, el apoyo del 75% del Parlamento. Un consenso suficiente, entendía él, para representar de manera clara la sociedad catalana y poder abordar con garantías la solución a un conflicto institucional que parece enquistado. El soberanismo no se lo pensó mucho y volvió a responder con el referéndum, y los datos lo corroboran. Un 80,4% de los catalanes se muestran favorables a la convocatoria de un referéndum acordado entre la Generalitat y la Moncloa para votar sobre la independencia de Cataluña, según los resultados de la encuesta que el ARA publicó este domingo en la edición en papel y que ha tenido continuidad este lunes, con una proyección electoral. Y no es el único consenso relacionado con el Procés por encima del 75%. El rechazo a la prisión de los líderes políticos, a las acusaciones de rebelión y a la aplicación del artículo 155 también superan este porcentaje.

El del referéndum es un consenso transversal que, además de reunir a la gran mayoría de independentistas (97%), también es mayoritario entre los que votarían no. Un 61% de los ciudadanos que se oponen a la independencia comparten la idea de una consulta pactada entre gobiernos en que se cuenten los partidarios y los detractores del estado propio. Por partidos, la tendencia es la misma, incluso entre los del PSC, aunque su dirección es contraria al referéndum de autodeterminación. Un 71% de los que votaron a los socialistas el 21-D están de acuerdo con el referéndum pactado. De hecho, los únicos que se oponen mayoritariamente son los votantes del PP y Ciudadanos, aunque en el partido naranja un 24% se desmarcan de la línea de la formación.

En la última encuesta que publicó el ARA, en septiembre de 2017, los partidarios del referéndum llegaban al 70%, aunque entonces la pregunta no era exactamente la misma porque no se presuponía que la consulta debía ser pactada con el Estado. Entonces el 1-O era inminente y tenía un marcado carácter unilateral. El barómetro del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de julio del año pasado -el último que preguntó por el referéndum- también apuntaba a un apoyo similar, del 71%, pero sondeos publicados en los últimos años por otros medios de comunicación ya han asumido en otras ocasiones que este porcentaje podría acercarse al 80%. Esta es, de hecho, una cifra simbólica para el soberanismo, aunque de momento sólo se ve validada en las encuestas. En el Parlamento el consenso para el referéndum excluye a PSC, PP y Cs, y entre independentistas y comunes alcanza los 78 diputados, un 58% de los escaños.

El rechazo a la represión

El del referéndum es uno de los consensos de más del 75% de la sociedad que refleja la encuesta, pero hay otros también vinculados al Procés, especialmente al rechazo a la represión contra los líderes políticos y a una nueva intervención de la Generalitat. Casi 8 de cada 10 encuestados son contrarios a la prisión provisional, y un porcentaje similar se oponen también a que juzguen a los impulsores del 1-O por rebelión.

Y, como en el caso del referéndum, no es una cuestión exclusiva de los independentistas. El 49,8% de los encuestados que se oponen a la independencia creen que las acusaciones son excesivas, y el 52,5% opina lo mismo de que estén en prisión provisional. En ambos casos el porcentaje de los no independentistas que se muestran a favor es del 39%.

No sale bien parada la teórica imparcialidad del Tribunal Supremo, que ha instruido la causa contra los líderes del Procés y los juzgará próximamente. Un 63% de los catalanes creen que se ha demostrado parcial, y sólo un 25% siguen convencidos de que la justicia ha actuado correctamente.

Y aún hay dos consensos más que superarían la prueba del algodón de Pedro Sánchez. El primero, en contra de la aplicación del artículo 155. Un 79% de los ciudadanos consideran que no conviene volver a intervenir la Generalitat, a pesar de las peticiones constantes de Pablo Casado y Albert Rivera. Sólo los votantes del PP y Cs son partidarios de una nueva intervención, aunque en el caso del partido naranja vuelve a haber un 31% que opinan de manera contraria a lo que expresan constantemente sus líderes políticos.

El segundo, también del 79%, tiene que ver con la enseñanza. Los catalanes rechazan masivamente que las competencias en educación pasen a ser gestionadas por el gobierno español, una idea que ya han comenzado a plantear los partidos de derechas, que acusan a la Generalitat de "adoctrinar" a los alumnos.

En la Cataluña supuestamente partida en dos mitades que a menudo se presenta para hablar de la independencia ya hay consensos amplios y transversales, pero cada vez que se han planteado en Madrid han caído en saco roto apelando a la ley y la indisoluble unidad de España.

Entre el 1-O y la reforma del Estatuto

El PSOE se aferra a una reforma federal de la Constitución que sólo Podemos podría compartir en el Congreso de Diputados. Una carta magna que en los términos actuales sólo sería refrendada por un 20% de la población, según la encuesta del ARA. La última propuesta de los socialistas para los catalanes, sin embargo, es la reforma del Estatuto, que todos los partidos soberanistas ya han rechazado.

Falta menos de una semana para que el Consejo de Ministros se reúna en Barcelona y todavía está abierta la posibilidad de un encuentro entre presidentes. Si sale adelante, en una parte estará Quim Torra defendiendo el "mandato del 1-O" y en la otra Sánchez hablando de una reforma del Estatuto. Y el 80% de los catalanes pensando en el referéndum.

Més continguts de

El + vist

El + comentat