Irreductibles

PP, PSOE y Ciudadanos confían en los efectos desmovilizadores de la actuación judicial

En condiciones normales los partidos políticos presentan a las elecciones un candidato que hace unas propuestas detalladas en forma de programa electoral con la promesa de aplicarlo. Hoy, con la Generalitat en el limbo por la aplicación del 155, una campaña surrealista en marcha y todavía cuatro presos políticos, los resultados electorales, pero también los programas de gobierno, están dominados por la incertidumbre. Las propuestas políticas independentistas no son una hoja de ruta precisa, realista e instantánea hacia la independencia sino más bien un acto de fe en unos candidatos en situación injusta por el abuso de poder del Estado y una apelación a la dignidad institucional. PP, PSOE y Ciudadanos confían en los efectos desmovilizadores de la actuación judicial y de la incertidumbre, pero el jueves volvieron a topar con la extraordinaria capacidad de lucha de una gran mayoría de este pueblo de irreductibles. 45.000 personas fueron a Bruselas para apoyar al presidente de la Generalitat y sus consellers. Su voz, el corazón de Europa, clamó por la libertad de los presos y la independencia. Demostraron que son muchas y que están dispuestas a hacerse oír, que no tienen miedo y que el vacío y la incapacidad negociadora del Estado las cohesiona. Tras el desconcierto provocado por la represión posterior a la declaración del 27 de octubre, después de la tristeza de la concentración por los presos en Barcelona, el jueves se volvió a demostrar la gran capacidad de un movimiento que no está de paso.

Més continguts de

El + vist

El + comentat