Preparar a los niños o preparar el camino

Ayudamos demasiado rápido, elogiamos con excesiva facilidad y premiamos a la mínima

Dentro de la serie de videos formativos de BBVA, quiero hoy recomendar la entrevista de mi buena amiga Pilar Jericó a Tim Elmore, formador y escritor. Elmore destaca cuatro errores comunes con los hijos.

1) Arriesgamos poco: somos una generación para la que la seguridad es prioritaria, no queremos riesgos y hacemos lo mismo con los hijos. No queremos ponerlos en riesgo. La consecuencia es que el hijo no crece, no madura o evoluciona porque no se le ha permitido fracasar.

2) Ayudamos demasiado rápido: los padres nos pasamos el tiempo rescatando a los hijos, ¡incluso negociamos sus notas con los profesores! Como consecuencia, impedimos que sean ellos quienes negocien y quienes luchen por lo que creen, con razón o no, que merecen.

3) Elogiamos con excesiva facilidad: se nos ha dicho que si elogiamos, lograremos que tengan autoestima. Pero la autoestima no se consigue solo con el elogio, sino también con el logro. Si el niño baja la basura lo elogiamos cuando deberíamos solo darle las gracias y reservarnos los elogios para auténticos logros. De lo contrario, asimila logro a ausencia de esfuerzo.

4) Premiamos a la mínima: hoy en día damos premios por participar en una competición, por hacer un simple acto de presencia; ¿acaso nos premian solo por ir a trabajar? Con ese comportamiento hacemos creer a los hijos que en un futuro serán premiados solo por estar ahí.

Dice al final Tim Elmore que debemos preparar a los niños para el camino y no preparar el camino para los niños. Solo de esa forma serán verdaderamente capaces y podrán ser líderes circunstanciales, aquellos que, sin ser líderes naturales, son capaces de destacar en un campo o ámbito que les es afín porque han desarrollado las capacidades para arriesgar, negociar, lograr y cumplir.

Més continguts de

El + vist

El + comentat