¿Qué cabe esperar del Tribunal de Justicia de la Unión Europea?

¿Qué cabe esperar del Tribunal de Justicia de la Unión Europea?

En el mundo del derecho se puede discutir casi todo, pero no todo

¿Qué cabe esperar del Tribunal de Justicia de la Unión Europea? / GETTY
JAVIER PÉREZ ROYO
JAVIER PÉREZ ROYO Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Sevilla

La historia se repite. En 2018, después de que el juez Pablo Llarena dictara la orden de detención y entrega contra Carles Puigdemont, se dio por supuesto que el juez alemán que tenía que pronunciarse sobre ella, concedería sin duda alguna la extradición para que pudiera ser juzgado en España por el Tribunal Supremo por el delito de rebelión. El 26 de marzo publiqué un artículo, '¿Qué cabe esperar del juez alemán?', en el que avancé que esa no iba a ser en ningún caso la respuesta. Ni la del juez alemán, ni la del juez belga o escocés que tuvieran que pronunciarse sobre la orden de detención y entrega dictada contra Toni Comín o Clara Ponsatí: '¿Qué cabe esperar del juez europeo?' (30 de marzo).

Lo mismo va a ocurrir con la respuesta que el TJUE dará dentro de unos meses a la cuestión prejudicial que ha sido planteada por el Tribunal Supremo sobre el momento temporal desde el que debe entenderse que Oriol Junqueras es portador de inmunidad por haber sido proclamado Diputado electo en las eleciones al Parlamento Europeo, así como sobre el contenido y alcance de dicha inmunidad. 

No se puede admitir que se den todos los pasos de un proceso electoral, tutelado desde el principio hasta el final por la JEC, y que, sin embargo, se rechace el resultado final

El Tribunal Supremo hubiera preferido no plantear la cuestión prejudicial, como le había aconsejado el Ministerio Fiscal, pero, con buen criterio, ha entendido que tenía que hacerlo, porque, de lo contrario, en el caso de que el asunto acabara ante el TJUE y este entendiera que se han vulnerado el derecho a la libertad personal, a la presunción de inocencia, el derecho de sufragio pasivo y de acceso a la justicia de Oriol Junqueras, sería la propia imparcialidad de los magistrados del Tribunal Supremo la que se vería comprometida con el consiguiente riesgo de nulidad de actuaciones. 

En mi opinión, la cuestión no debería haberse planteado, pero por una razón completamente distinta a la que esgrimía el Ministerio Fiscal. No porque no hubiera duda de que el Tribunal Supremo era competente para impedir que Oriol Junqueras pudiera ocupar el escaño para el que había sido elegido en el Parlamento Europeo, sino porque no debería haber ninguna duda respecto de que no puede hacerlo.

Oriol Junqueras como ciudadano español y europeo está en pleno uso de sus derechos políticos, porque no ha sido privado de ellos mediante sentencia judicial firme. Por eso, ha podido figurar en la candidatura al Parlamento europeo, proclamada tras el control jurídico correspondiente por la JEC. Una vez reconocido su derecho de sufragio pasivo que ha sido respondido por el ejercicio del derecho de sufragio activo de los ciudadanos que lo han elegido y una vez que el resultado del ejercicio de ambos derechos ha sido reconocido por la JEC al proclamarlo candidato electo y ordenar la publicación de dicha proclamación en el BOE, es imposible justificar su mantenimiento en prisión para que no pueda acudir a la sede de la JEC a prometer o jurar la Constitución. 

En el mundo del derecho se puede discutir casi todo, pero no todo. Hay cosas que tienen que ser indiscutibles, porque, de lo contrario, no se puede discutir de nada. Y una de esas cosas indiscutibles, tal vez la primera, es la cadena de legitimación democrática que está en la base de la democracia. No se puede admitir que se den todos los pasos de un proceso electoral, tutelado desde el principio hasta el final por la JEC, y que, sin embargo, se rechace el resultado final. 

Esto es lo que va a acabar diciendo el TJUE. Oriol Junqueras será diputado europeo y gozará de inmunidad. Después ya veremos. Por lo pronto, el calendario para dictar sentencia por parte de la Sala se verá alterado. Si Oriol Junqueras es diputado europeo, en ningún caso se dictará sentencia en este año. 

Despejar la incógnita de la investidura de Pedro Sánchez es la circunstancia que gravita con más peso sobre el comienzo de la presente legislatura. Despejar la incógnita de la ocupación por Oriol Junqueras de su escaño en el Parlamento Europeo es la segunda.

Més continguts de