Ignominiosa simetría

Quien favorezca el retorno de la derecha ya sabe qué pasará

Estamos a las puertas del juicio al independentismo, que determinará la continuación de todo. Tras el juicio se habrán acabado los argumentos que justificaban una actitud de espera. En este contexto, la configuración en Andalucía de un frente de derechas con voluntad de proyección a la política estatal tiene una virtualidad clarificadora. Quien favorezca el retorno de la derecha ya sabe qué pasará: artículo 155 perpetuo.

Pero lo que quería comentar es la vía de la derecha española y sus altavoces mediáticos para blanquear el acuerdo con Vox. Han optado por el argumento de la simetría entre Vox y los populistas aliados con Pedro Sánchez, es decir, Podemos y el independentismo. Si Sánchez lo hace con sus radicales, ¿por qué no Casado? Es la magia de estas categorías de moda que no explican nada, sólo sirven para descalificar y seguir ignorando la realidad.

Decir que lo que Casado y Rivera hacen con Vox es equivalente a lo que Sánchez hace con Iglesias y Torra es pura propaganda

Vox es un partido de extrema derecha, que defiende valores autoritarios, patriarcales, xenófobos y excluyentes incompatibles con la democracia liberal. Podemos se declara republicano, como nos declaramos muchos ciudadanos, ha defendido siempre la democracia y se ha incorporado responsablemente a las instituciones. La derecha española es tan rancia que no sabe valorar el hecho de tener a los antisistema integrados en el sistema. El independentismo tiene evidentemente una dimensión subversiva: quiere modificar la estructura territorial del Estado, salir. Y es lógico que las instituciones españolas hagan lo imposible para evitarlo. Los que se escandalizan sólo lo pueden hacer por ingenuidad o cinismo. Pero, como Podemos, siempre ha defendido la democracia y lo que busca es ampliar libertades, no restringirlas. Es un movimiento de amplio espectro ideológico y seguro que también tiene unos sectores minoritarios que no harían ascos a una solución autoritaria para alcanzar la independencia. Pretender situar a más de dos millones de electores en este extremo es ignorancia voluntaria. Y decir que lo que Casado y Rivera hacen con Vox es equivalente a lo que Sánchez hace con Iglesias y Torra es pura propaganda para justificar lo injustificable: dar certificado de admisión a los neofranquistas. La explicación es más sencilla: los aceptan porque son de la familia.

  • Etiquetes

Més continguts de

El + vist

El + comentat