De los canelones de la abuela a los suplementos inteligentes

Por 600 € al año la empresa da al cliente un equipo doméstico para que se haga un estudio genético

LILIANA ARROYO MOLINER
LILIANA ARROYO MOLINER

De pequeña adoraba ir a casa de la abuela porque el día antes me llamaba por teléfono y me preguntaba qué quería comer. Mi respuesta era casi siempre la misma: canelones. Lo tenía claro, quería comer mi comida preferida tan a menudo como podía. Era genial que el único criterio fuera comer lo que me gustaba, porque con los padres había aprendido que cuando comes tienes que elegir lo que te gusta en la justa medida que necesita tu cuerpo. "Sólo así crecerás sana y fuerte", me decían. Lo mismo que me respondían cuando me quejaba de que a la hora del patio mi bocadillo de embutido competía con todo tipo de galletas, pastelitos y croissants. Yo lo encontraba injusto y me enfadaba. Además, los que comían bollos rellenos de cremas de cacao también crecían, algunos más altos que yo y todo. Signo inequívoco -pensaba yo-, que su teoría no funcionaba.

De adolescente topé con otro criterio a la hora de elegir lo que comes: escoger en función de los efectos en la báscula. Si te gustaba, era sano y no engordaba, hacías bingo. Fue el encuentro con dietas y regímenes -que por otra parte, era tema de conversación recurrente entre amigas, nunca veía chicos preocupados por el peso-, más allá de las dietas especiales en días de gastroenteritis o el típico "comer con poca sal "de las personas mayores con hipertensión, como la abuela. La lista de criterios lo íbamos ampliando: agradable, sano, calórico, astringente ... Y aquí no entramos en las preferencias basadas en valores de sostenibilidad (como el veganismo) o la restricción de los alimentos prohibidos (por cuestiones religiosas, por ejemplo) .

Donde sí me paro es en la intersección entre ciencia y alimentación, cada vez más intensa, desde la creación de la alta cocina hasta los alimentos funcionales. Desde los 80 se especuló mucho sobre si el futuro de la alimentación pasaba por comprimidos cuidadosamente preparados, borrando toda la parte apasionante de las sensaciones y las mesas llenas de platos como excelente punto de encuentro. Cuando aparecieron los 'alicamentos' fue un signo evidente que las industrias alimentarias y las farmacéuticas se unían con fuerza. La colección de leches enriquecidas con calcio, yogures con omega-3 o galletas que reducen el colesterol forman parte de la colección. Bien mirado, puede que la 'nutracéutica' sea la máxima expresión de aquella célebre frase de Hipócrates: "Que el alimento sea tu medicina y que la medicina sea tu alimento".

Se abre un abanico de opciones de monitorización alimentaria que nutriría bases de datos altamente cotizadas por agentes dispuestos a discriminarnos, como bancos o aseguradoras

Hace unos días leía que una gran empresa de la industria alimentaria se está desprendiendo de las secciones de producción de dulces y se está especializando en la elaboración de suplementos alimenticios. Y aprovechando la computación cognitiva, ha comenzado un programa basado en inteligencia artificial para hacer recomendaciones personalizadas. Si os imaginabais un plan semanal equilibrado, dejadme que matice: por unos 600 € al año obtienes un equipo doméstico para extraerte muestras de sangre y hacerte un estudio genético. El resultado es una lista de cápsulas de suplementos especialmente seleccionados para ti, de acuerdo con el análisis de sangre de la mañana, las fotos de la comida en Instagram y tu ADN. La misma compañía te facilita los instrumentos. De momento ha arrancado en Japón y se orienta a personas longevas.

Estoy totalmente a favor de las oportunidades de prevención que esto puede llegar a ofrecer, ampliando la esperanza de vida y mejorando su calidad. Pero empezamos a hacernos preguntas: ¿qué conllevaría convertir el sector alimentario en un procesador de nuestros datos personales incluyendo redes sociales con las patologías presentes, ancestrales y futuras? Me cuesta imaginar compartiendo alegremente nuestra secuencia genética y me divierte pensar en la versión más cibernética de los restaurantes. Convertimos "somos lo que comemos" en un terreno delicado para la privacidad, atravesado por una cuantificación ubicua y la mecanización de la ingesta.

Se abre todo un abanico de opciones de monitorización alimentaria que nutriría bases de datos altamente cotizadas por aseguradoras, empleadores, bancos y otros agentes dispuestos a discriminarnos por nuestras probabilidades de desarrollar determinadas enfermedades o según nuestra disciplina con los nutrientes. Ya que estamos, en lugar de un catálogo de suplementos procesados podríamos pedir que las recomendaciones las hicieran en pro de una alimentación saludable y respetuosa con el planeta. Y sobre todo, que por mucho que avanzamos en tecnologías y alimentación, siempre haya la opción de elegir los clásicos canelones de la abuela.

Més continguts de

El + vist

El + comentat