¿Dónde está el gran reportaje de investigación sobre los Pujol?

La televisión no solo se significa por lo que emite: también se significa por lo que omite

El pasado domingo la portada de este diario se preguntaba cuál será el legado político de Jordi Pujol a cinco años de su confesión. El comunicado, en el que el político admitía que durante muchos años había ocultado una fortuna en Andorra fruto de una donación de su padre, sacudió a la sociedad catalana. La noticia revolucionó también el ámbito periodístico, porque abría la caja de Pandora de  los supuestos privilegios e influencias que la familia había tenido en las esferas de los negocios y la política gracias al cargo del padre. Los diversos escándalos en torno a los negocios de algunos hijos de Jordi Pujol, las irregularidades fiscales del clan familiar, el culebrón de María Victoria Álvarez y sus vínculos con el PP para vengarse de la familia, las escuchas de La Camarga de la que salían malparados y la guinda de la madre superiora de la congregación pidiendo traspasar misales a la biblioteca del cura de la parroquia son algunos de los episodios que conforman una etapa política y mediáticamente convulsa.

Aunque los telediarios de TV3 fueron informando cada vez que se producía un hecho destacable sobre el caso, resulta incomprensible que cinco años después de la confesión de Jordi Pujol no haya habido en la televisión pública ningún buen reportaje de investigación en profundidad para explicar a la audiencia qué pasó. Hemos visto todo tipo de documentales sobre las cloacas del Estado; los palos del 1-O nos los sabemos de memoria; nos han explicado el referéndum, el antes y el después. Pero de Jordi Pujol y todos los asuntos familiares, ¿quién piensa darnos los detalles? ¿Emitirá la televisión pública catalana algún '30 minuts' sobre el caso Pujol? ¿Habrá un 'Sense ficció' que ponga orden a las tramas familiares?

Resulta incomprensible que cinco años después de la confesión de Jordi Pujol no haya habido en la televisión pública ningún buen reportaje de investigación en profundidad para explicar a la audiencia qué pasó

Es preciso hacer un reportaje de investigación periodística que aclare los misterios en torno a la familia. Hay que contar la verdad y las falsedades del caso antes de que el paso del tiempo lo perpetúe como una leyenda y el olvido distorsione los hechos. Que cinco años después de la confesión de Pujol no se haya hecho un solo reportaje sobre el tema es inaudito. Sea cual sea el legado político que deje Jordi Pujol, lo que es indudable es que fue 23 años presidente del país y que, si en torno a su figura hay grietas, los ciudadanos tienen derecho a conocerlas y la televisión pública tiene el deber de señalarlas.

La televisión no solo se significa por lo que emite: también se significa por lo que omite. Y es obvio que sobre los escándalos de los Pujol no se ha profundizado. Evitar un reportaje al respecto despierta sospechas, sospechas sobre lo que descubriríamos y sobre la independencia de los medios catalanes. ¿Por qué no se ha hecho nada, en estos cinco años ? ¿Es por miedo? ¿Para evitar meterse en problemas? ¿Porque hay alguien que lo impide? ¿Porque prefieren que lo haga La Sexta? ¿O Netflix? ¿Acaso esperan a que Jordi Pujol ya no esté, para entonces ponerse a trabajar? No lo sabemos. Quizás están esperando conmemorar el décimo cumpleaños de la confesión. 

Més continguts de

El + vist

El + comentat