COMPAÑEROS DE VIAJE

El espejo de los mitos

Es admirable comprobar cómo Ovidio consigue conectar todas las historias que relata

La poesía de exilio oscila entre la melancolía y el reproche. Dante, por ejemplo, aunque no disimula su amor por Florencia, se muestra iracundo con su ciudad natal. Ovidio, en cambio, exterioriza en sus últimos poemas su rotunda tristeza por hallarse lejos de Roma, desterrado en una lejana ciudad del Mar Negro, de la que intuye que será su tumba, como así sucedió. El tono alegre y vital del autor de 'El arte de amar' se convierte en lastimoso, casi patético, en 'Tristia', el canto de cisne de un poeta extraordinario cuya influencia, abrumadora en la Edad Media y el Renacimiento, sigue siendo fecunda en el arte de nuestros días, sobre todo, claro está, gracias a 'Las metamorfosis'. 

Quizá, fuera de la Biblia, no exista una obra que haya influido tanto en la cultura europea como este libro de Publio Ovidio Nasón pues gran parte de lo que los europeos de muchas generaciones han sabido de las mitologías griega y romana procede de 'Las metamorfosis', una gigantesca epopeya poética que se inicia con el principio del mundo y culmina con la deificación de Julio César. Leer 'Las metamorfosis' es, pues, un ejercicio único de información sobre los mitos que siguen alimentando la literatura, la pintura y la música occidentales.

Sin embargo, hay algo todavía más fascinante en este libro: su vertebración como "narración de narraciones". Es admirable comprobar cómo Ovidio consigue conectar todas las historias que relata: a veces como un árbol de ramas infinitas pero adheridas a un sólido y robusto tronco; a veces como una mascarada en la que, bajo el disfraz de los mitos, danzamos todos los seres humanos, aparentemente singulares aunque partícipes de una sangre común. En 'Las metamorfosis' la existencia se transforma continuamente en una especie de círculo en el que coinciden fin y principio. De las estrellas a las estrellas, con unos invitados: nosotros. 

Més continguts de