COMPAÑEROS DE VIAJE

Éxtasis y sabiduría

Platón despojado de platonismo es un escritor que revela continuas contradicciones

RAFAEL ARGULLOL
RAFAEL ARGULLOL Escriptor i professor d'humanitats a la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona

Si tuviese únicamente quince segundos para definir la esencia de la antigua cultura griega me referiría a la pareja formada por el héroe trágico y por el sabio platónico. Esta pareja abraza todo un mundo de complejidad extraordinaria. El sabio platónico es el que se sitúa más allá de todas las pasiones, de todas las contradicciones; el héroe trágico, por contra, es el que habita en el interior del torbellino pasional. Esquilo, Sófocles y Eurípides representaron desde todos los ángulos este torbellino. Platón intentó proponer la idea de un ser humano que escapaba a sus estragos para vivir esa supuesta serenidad que es común a todos los "caminos de sabiduría", tanto orientales como occidentales.

Sin embargo, lo que más me gusta de Platón es que escapa a la imagen que de él han intentado dar las sucesivas generaciones de platónicos. Platón despojado de platonismo es un escritor que revela continuas contradicciones, quizá porque, según parece, él mismo, en su juventud, quiso ser autor teatral y conservó siempre una calidad literaria extraordinaria. El mismo hombre que lucha contra la apariencia sensorial parece comprometido con el juego de los sentidos, el mismo hombre que defiende el sosiego del sabio elogia la locura divina del enamorado, el mismo hombre que en la República condena el teatro, por inmoral y engañoso, construye con sus Diálogos una abrumadora representación teatral que tiene a Sócrates como protagonista absoluto.

'El Banquete', una de las obras más conocidas de Platón, es una culminación filosófica y, también, la exposición de un misterio, todo expuesto de un modo completamente teatral. Un debate, alrededor de unas copas, sobre la naturaleza de lo erótico que lentamente se convierte en una indagación sobre el conocimiento de la belleza y de la verdad. El final de la intervención de Sócrates es uno de mis pasajes platónicos favoritos porque muestra el hermanamiento de la razón y el misterio. Una mujer en plena cultura patriarcal, y además extranjera, Diótima, es quien inicia a Sócrates en los misterios de la más alta sabiduría. La contradicción, a menudo trágica, y no el dogma es el auténtico alimento de quien quiere conocer.

Més continguts de

El + vist

El + comentat