Publicitat
Publicitat

El poeta que quería vencer al miedo

Hemos avanzado contra la ignorancia y el fanatismo, pero, ¿somos más libres?

Lucrecio se propuso vencer al más invencible de los adversarios del ser humano: el miedo. Ya este propósito consagró una de las obras más titánicas de la historia de la literatura. 'De rerum natura' ('De la naturaleza') es una obra que pretende abarcar la totalidad de la existencia y, en cierto modo, es al mundo antiguo lo que la 'Divina comedia' de Dante es al mundo medieval. Pero mientras esta última es la admirable exaltación del Dios cristiano, el libro de Lucrecio es una implacable condena de los dioses paganos, presentada la religión como la principal matriz del miedo humano. 'De rerum natura' quiere ser un canto a la emancipación del hombre.

Sin embargo, su autor, Lucrecio, a diferencia del maestro griego que le inspira, Epicuro, es apasionado, melancólico y poco dado a la serenidad. Estudié en la universidad su gran poema como exposición de un sistema filosófico y, pasados los años, ya por mi cuenta, volví a él: era, en realidad, una compleja obra sobre el amor y la muerte, sobre el goce y la fugacidad, sobre Venus y Marte. Se dice que el inicio del poema sirvió de fuente a Botticelli para 'La Primavera', y, en el desenlace, la evocación de la peste de Atenas es una de las páginas más hermosamente desoladoras que se han escrito jamás. Lucrecio podía ser taciturno y, unos pocos versos después, exaltarse con la liberación de la humanidad futura.

¿Qué diría hoy, Lucrecio, de nosotros? De hecho nosotros hemos cumplido muchas de las condiciones que él creía necesarias para disipar los temores humanos. Nuestra ciencia ha avanzado en un conocimiento sin precedentes de la naturaleza y hemos expulsado a lo divino de nuestra imaginación. Hemos avanzado contra la ignorancia y el fanatismo, siguiendo la senda lucreciana hacia la emancipación. Pero, ¿somos más libres? Y sobre todo, hablando del objetivo de Lucrecio, ¿hemos vencido al miedo? Sería curioso saber qué diría Lucrecio de nuestro mundo en comparación con el suyo. Es muy posible que tuviera uno de sus ataques melancólicos.

Més continguts de

PUBLICITAT
PUBLICITAT
PUBLICITAT