Expresiones que no caben en nuestra sociedad

El lenguaje reproduce lo que pensamos

SUSAN KALUNGE
SUSAN KALUNGE Afrofeminista, activista i membre del Consell de SOS Racisme

El lenguaje es muy importante. No descubro nada. Cómo construimos el mundo se refleja en la manera de hablar y en las expresiones que socialmente utilizamos para referirnos a conceptos o realidades. El lenguaje reproduce lo que pensamos. Quizás de manera inconsciente reproducimos diferentes expresiones y no las identificamos o no nos damos cuenta de que son racistas, machistas, capacitistes, sexistas, LGTBI-fóbicas, pero en todo proceso de revisión individual y colectiva debemos identificarlas y desterrarlas las del vocabulario para no caer en ninguna discriminación.

Te diré unas cuantas. "Trabajar como un negro": esta expresión, que tiene origen en la esclavitud, aunque no se use en este sentido, perpetúa la discriminación racista. "Personas de color": siempre que la escucho pienso: ¿pero qué color? Las personas negras son de color negro y punto. Ser negro no es malo, lo es la discriminación, y utilizar esta expresión perpetúa el infantilismo y la inferioridad hacia el colectivo. Lo mismo ocurre cuando decimos "los negritos o las negritas".

Quizás crees que exagero (porque tu privilegio te ampara); si formaras parte de algún grupo socialmente discriminado sabrías que algunas expresiones hacen daño

Más aún. La expresión "color carne", que se utiliza para hacer referencia al color marrón clarito, es racista. Porque asimila que la piel sólo puede ser de este color. Y hay pieles de muchos colores. O "me estoy poniendo negro", cuando queremos decir que nos estamos enfadando, una expresión que vincula la negatividad con la población negra. ¡Y no! No te pondrás negro jamás, porque o lo eres o no lo eres. La negritud no es algo que se ponga y se quite.

"Alberto es un gitano" como sinónimo de persona estafadora. También es racista. No olvidemos el estigma histórico que sufre el colectivo gitano desde hace siglos. Expresiones como ésta perpetúan este estigma y su persecución. Entrando en otro terreno, tenemos la expresión "estar autista" -por ejemplo, "Sara hoy está autista"-, que utilizamos para referirnos a una persona que está ausente. El autismo -mejor, TEA (trastorno del espectro autista)- es muy amplio y la expresión reduce a toda la población con TEA a un estereotipo.

También se dice "Esto es un coñazo", para decir que una cosa es mala. Lo que es negativo siempre es femenino. Porque "Esto es la polla" es bueno. Desvinculemos la negatividad del femenino. Y se utiliza "Eres un calzonazos" para señalar que el hombre está en una situación de debilidad respecto a la mujer. Remarca, en una lógica sexista, que esto es una anomalía, ya que el rol débil se le ha asignado -y impuesto- tradicionalmente a la mujer. Una última: "No seas maricón", escuchada y utilizada por el colectivo heterosexual, quiere indicar connotaciones negativas como la cobardía o la debilidad.

Si eres una persona cis-hetero-blanca-neurotípica quizás crees que exagero (porque tu privilegio te ampara) pero te aseguro que si formaras parte de algún grupo socialmente discriminado o tuvieras alguna persona cercana que lo fuera sabrías que algunas expresiones hacen daño. Son como puñales que te atraviesan, que te recuerdan la opresión que te condiciona o te condicionará la vida.

Més continguts de

El + vist

El + comentat