#yotambién

En 2017, el movimiento #metoo ha atravesado sociedades e ideologías diversas

De los muchos movimientos que hemos vivido en 2017 hay uno que ha atravesado sociedades tan diversas como las de EEUU y Suecia, donde mujeres de todas las ideologías se han sentido masivamente interpeladas. De alguna manera han podido cruzar miradas de complicidad a miles de kilómetros compartiendo un sentimiento de humillación, de vejación, común. La novedad es que la mirada ya no es silenciosa y miles de mujeres se han sumado a la denuncia del abuso de poder, de la extorsión por el sencillo hecho de ser mujeres. La ola de denuncias ha sido significativa en Hollywood, donde parece que ahora todo el mundo sabía que algunos actores y productores se comportan como depredadores sexuales y condicionan la carrera de muchas mujeres a su sumisión. La falsa moral que alimenta la vergüenza con que las víctimas se culpabilizan y el silencio que eligen ha permitido un abuso de poder generalizado. En EEUU se han puesto nombres y apellidos y en Suecia, en su mayoría, se ha optado por mantener el anonimato de víctimas y abusadores, pero se ha impulsado una reforma legal y una campaña profunda. Aquí queda mucho por hacer. Hay que acabar con el silencio y denunciar. A los políticos que acosan a periodistas, a los periodistas que acosan a becarias, a los compañeros de instituto que disfrazan su pulsión posesiva. Hay que referirse a las 3 mujeres asesinadas en 5 días en España y en el total de 48 que han muerto a manos de sus verdugos durante el 2017. Mientras no se imponga la libertad y el respeto, hay que denunciar y no dejar pasar ni una. Legislar con tolerancia cero y denunciar.

Etiquetes

Més continguts de

El + vist

El + comentat