Una decena de personas lanzan pintura a la fachada de la Generalitat contra el cierre de la restauración

Los Mossos reforzarán la protección en los edificios del Govern tras el ataque

La fachada del Palau de la Generalitat ha aparecido llena de pintadas de rojo este domingo por la mañana, así como el suelo de la Plaça Sant Jaume de Barcelona. La Guardia Urbana ha explicado a la ACN que ha sido una acción perpetrada por un grupo entre 8 y 10 personas, vinculadas al sector de la hostelería y la restauración, en contra de su cierre. Los servicios de limpieza trabajan a lo largo de la mañana para borrar las pintadas. 

La protesta ha durado unos tres minutos, en una concentración que ha acabado con el lanzamiento de bolsas de pintura roja contra la fachada de la Generalitat. No ha habido ninguna detención, a pesar de que había agentes de los Mossos ante el edificio del Palau. Los autores del ataque han gritado consignas contra el Govern en funciones y lo han acusado de provocar la ruina del sector de la hostelería y la restauración.

Después de una reunión entre el consejero de Interior, Miquel Sàmper, el director general de los Mossos, Pere Ferrer, y el comisario en jefe de los Mossos, Eduard Sallent, la conselleria "aumentará más todavía" la protección a los edificios del Govern. 

Según TV3, los manifestantes llevaban camisetas de un restaurante de l'Hospitalet de Llobregat y, según sus responsables, han querido llamar la atención porque están "desesperados".

El gremio de restauradores se desvincula

El gremio de la restauración ha condenado la acción a través de un tuit de su presidente, Roger Pallarols. Pallarols ha condenado los "actos lamentables que algunos impresentables han protagonizado". "Sus actos vandálicos y su lamentable violencia no representan las demandas legítimas de la restauración de Barcelona", ha añadido el presidente del gremio de la restauración. Así mismo, ha pedido a los Mossos que identifiquen los responsables de estos "actos injustificables " y los ponga a disposición de la justicia. "Estos delincuentes solo ensucian el buen nombre de los bares y restaurantes de Barcelona", ha concluido.

En un tuit posterior, los Mossos han informado que han denunciado penalmente cuatro personas por los lanzamientos de pintura contra la fachada del Palau de la Generalitat.

Las medidas del Govern para frenar el aumento de contagios de covid-19 han afectado varios sectores, y el de la restauración y la hostelería han sido de los más afectados. Los bares y restaurantes tuvieron que cerrar el 16 de octubre, y desde entonces sólo pueden ofrecer servicio para llevar.

El + vist

El + comentat