Campo no descarta el indulto para los presos aunque el Supremo esté en contra

El ministro admite que es "excepcional" aplicar esta medida con informes judiciales no favorables

Desde ya hace unos mesos sobre la mesa del gobierno español hay cuatro peticiones de indultos para los presos políticos. En septiembre el ejecutivo de Pedro Sánchez anunció que empezaba los trámites para resolverlos y a estas alturas es el Tribunal Supremo quien está recopilando los informes de todas las partes para redactar el suyo, uno de los pasos previos antes de que el consejo de ministros valore la concesión de esta medida de gracia. Precisamente, este lunes el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha hablado sobre esta cuestión en una entrevista en El País y no ha descartado que el gobierno conceda el indulto para los presos aunque no tenga un informe favorable del Tribunal Supremo. Ahora bien, el ministro ha admitido que se trataría de una situación "excepcional". 

"Es verdad que son casos excepcionales [los indultos que se dan con informes en contra]. Pero esto no es verlo judicialmente, es verlo conforme a otra cosa. El indulto conforme a la ley del 1870, el ejercicio del derecho de gracia, responde a otras cuestiones", ha afirmado el ministro, que ha contestado "sí" cuando se le ha planteado que el gobierno podría otorgar el indulto con los informes del Tribunal Supremo y la Fiscalía en contra, pero ha dicho que sería un caso "excepcional". En este sentido, Campo ha recordado que en el último semestre se han aprobado 10 indultos, de los cuales 2 se han dado con un informe favorable del tribunal sentenciador y un informe en contra de la Fiscalía. Con todo, ha subrayado que el 99% de las peticiones se deniegan.

A posteriori, en un almuerzo informativo organizado por Europa Press, Campo no se ha querido mojar sobre cómo acabará este procedimiento y ha querido esperar que estén los informes de todas las partes que participan. Quien se ha mostrado partidario de concederlos es el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, que en una entrevista en TVE ha remarcado que "la democracia es generosidad" y se ha mostrado favorable a las "medidas de generosidad" para los presos políticos como vía para "afrontar" y "superar" el conflicto entre Catalunya y el Estado. "Contarán con mi apoyo decidido", ha prometido.

La tipificación de la convocatoria de referéndum 

El ministro de Justicia ha hablado también de la reforma del Código Penal, que tiene que introducir cambios en los delitos de rebelión y sedición y beneficiar a los condenados por el Procés. Campo ha dejado claro que es el Tribunal Supremo quien tendría que revisar cómo afecta a los implicados, también para el caso de los exiliados. El ministro se ha mostrado esperanzado de que antes de finales de año se pueda aprobar el anteproyecto para llevarlo al Congreso, pero ha afirmado que no sentirá que esté "incumpliendo" nada si finalmente es a principios del año próximo. 

La llegada a la cámara baja de esta norma abrirá el debate en los partidos y Campo no ha descartado que uno de los puntos sea la tipificación del delito de referéndum. Esta fue una promesa electoral de Sánchez que ahora ha aparcado, pero Campo ha afirmado que es una "figura que puede analizarse", si bien lo ha dejado a merced de los grupos parlamentarios.

Lo que el anteproyecto sí propondrá de entrada es reforzar el delito de desobediencia en el Tribunal Constitucional. En este sentido, Campo afirma a la entrevista de El País que este endurecimiento podría comportar penas "graves", a pesar de que no concreta si de prisión: "Tiene que haber claramente un delito que cubra y proteja a los órganos constitucionales [...]. Es una desobediencia grave y los delitos graves suelen ir asociados a penas graves".

Los comunes replican a Campo

Las palabras del ministro de Justicia sobre los tempos de la reforma del delito de sedición no han gustado a los comunes, el grupo que ha impulsado esta iniciativa de la mano de Jaume Asens. El portavoz de Catalunya en Común, Joan Mena, ha replicado a Juan Carlos Campo que tiene que ser una "prioridad" que los presos puedan estar fuera de la prisión antes de las elecciones del 14-F, después de que el ministro no asegurara presentar el anteproyecto de reforma antes de acabar el año, como se había comprometido a hacer. "Discrepo de las palabras del ministro", ha afirmado Mena en rueda de prensa. "Es una prioridad política que los presos puedan estar en la calle y hacer campaña", ha añadido. De hecho, Mena se ha mostrado "optimista" con que el gobierno español será "capaz" de cumplir con el calendario marcado y presentar un anteproyecto de reforma antes de acabar el año. En verano Jaume Asens puso sobre la mesa del ministro su propuesta para reformar el delito de sedición, pero el ministerio todavía no ha hecho pública la suya. Las conversaciones entre los dos actores hace semanas que están paradas.

En cambio, desde el PSC han cerrado filas con las palabras del ministro Campo sobre la reforma del delito de sedición. El eurodiputado socialista Javi López ha subrayado que la voluntad del ministerio de Justicia es "equiparar la tipificación a un estatus homologable" y ha replicado a los comunes que la intención de reformar el código penal no es de su formación, "sino del gobierno español".

El + vist

El + comentat