Campuzano aboga por un retorno al derecho a decidir y "una fuerza política tranquila y serena"

Presenta su libro con Pascal, quien avisa que no hay "atajos" hacia el estado propio

Al día siguiente de que la excoordinadora del PDECat, Marta Pascal,  abriera la puerta a la creación de un nuevo partido ante la estrategia del ex Carles Puigdemont con JxCat, el hasta ahora diputado en el Congreso, Carles Campuzano, también abogó por una "fuerza política serena y tranquila” que devuelva al derecho a decidir. En la presentación el lunes de su libro Reimaginar la independencia (Libros de la Catarata), expuso la estrategia que cree que debe seguir el soberanismo tras la experiencia de 2017 y, aunque no fue explícito si con la creación de una fuerza política, se sumó al fuego abierto por Marta Pascal, quien le acompañó en la presentación, junto con el exconsejero Lluís Recoder y la exsocialista Esperanza Esteve.

Para el dirigente del PDECat, hay "tres límites" a la hora de perseguir la independencia: las mayorías democráticas -dijo que los independentistas son muchos, pero deben ser más-, la "pulcritud" en los procedimientos -se desmarcó de la unilateralitad- y el respeto a los "límites" de la diversidad "identitaria" del país -asumiendo que el Proceso ha provocado "división" entre dos comunidades nacionales en Cataluña-. "Debemos aspirar a tener más del 51% de los votos, a mayorías indiscutibles. Debemos saber encontrar en las normas la posibilidad de avanzar, y tenemos que garantizar la unidad civil del pueblo de Cataluña", expresó Campuzano. Añadió que el reto político es "cómo construir el acuerdo [con Madrid]", que necesariamente -dijo- tiene que pasar por una "decisión de los catalanes sobre su futuro político". De este modo, apostó por devolver al concepto del derecho a decidir, sin especificar, sin embargo, sobre qué. Es decir, un referéndum de independencia o una nueva reforma del Estatuto de Autonomía. Según Campuzano, el "peligro" del Proceso es que ha "enquistado" el conflicto en la situación actual. "Abordar la discusión es la única manera de salir del callejón sin salida donde nos encontramos", afirmó, aunque reconoció que no es "fácil" con el juicio del Tribunal Supremo en marcha y con presos políticos y exiliados. "La anormalidad de la situación hace muy difícil pensar, pero hay que hacerlo", concluyó.

El centroderecha no independentista prepara una nueva formación

Campuzano recibió el calor y el elogio de Recoder y Pascal, que pusieron en valor su larga trayectoria política tras 23 años de parlamentario en la cámara española. A juicio de Recoder, la situación actual necesita personas que "conozcan el oficio" de la política, como Campuzano, que ya no repite como candidato al Congreso. Pascal añadió -en un tono menos polémico que el día anterior- que "no hay atajos" para llegar a la independencia y que se debe "contar con todos" del soberanismo. La ex socialista Esperanza Esteve, amiga personal de Campuzano tras compartir años en el Congreso, apostó por una estrategia de más autogobierno que no se base en "mentiras e ilusiones".

Nogueras rechaza un nuevo giro

Este lunes, entre las 200 personas que se acercaron a la Casa del Libro del Paseo de Gracia, estaba el presidente del PDECat, David Bonvehí, pese a las críticas directas de Pascal el día anterior, cuando lo acusó de estar sometido a Waterloo. Sin situarse en las primeras filas, sí hizo saber a través de Twitter que había asistido al acto. "He podido saludar unos minutos a Carles Campuzano [...]. Mucha gente interesada, seguro que será un éxito de libro", se limitó a decir.

El lunes fue la vicepresidenta del partido, Míriam Nogueras, quien respondió a Pascal: "No nos desviaremos de donde se encuentra el grueso de nuestro espacio político". Sin embargo, Nogueras, acompañada de Laura Borràs (JxCat), intentó no levantar más polémica que Puigdemont, quien el día antes había cargado implícitamente contra Pascal afirmando que "paseaba su dolor por los diarios". La vicepresidenta del PDECat descartó iniciar un proceso interno contra Pascal ni reclamarle el acta de senadora de designación autonómica que tiene a propuesta de JxCat. "No somos sectarios, se respetan todas las posiciones individuales", concluyó. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, también se refirió a ello en Radio 4. "No son tiempos para alejarse de la centralidad política del país", afirmó el jefe del ejecutivo, quien agregó que Puigdemont es el líder de JxCat.

Un 78,7% de los catalanes se muestran partidarios del referéndum

En todo caso, el lunes también hubo dirigentes de este espacio político en la Casa del Libro. Asistieron los independientes del grupo, Xavier Quinquilla y Josep Maria Forné; el diputado de JxCat y miembro de la dirección del PDECat, Lluís Font; además del hasta ahora compañero de Campuzano en Madrid y número dos de JxCat en Girona, Sergi Miquel. Asimismo, caras conocidas como el exconsejero de Empresa Jordi Baiget, que salió del gobierno de Puigdemont en desacuerdo con la vía unilateral, o Silvia Requena, que se enfrentó con Francesc Homs en las primarias del PDECat para liderar la candidatura a las anteriores elecciones generales. También se pudo ver el ex letrado mayor del Parlamento, Antoni Bayona, también muy crítico con los hechos de octubre de 2017. De donde no había representación es del actual gobierno de la Generalitat.