Clamor unitario del Alt Pirineu, Aran y el Ripollès para pedir "un trato especial" en las medidas del PROCICAT

Unos sesenta cargos electos pirenaicos han firmado un manifiesto conjunto

Unos sesenta alcaldes, presidentes de consejos comarcales y la síndica de Aran se han reunido de forma telemática este jueves y han consensuado un manifiesto donde reclaman un trato diferenciado del PROCICAT en cuanto a las medidas de prevención de contagio del covid-19. Los cargos que han participado consideran que este territorio tiene unas características que lo hacen singular en el contexto de Catalunya y, por lo tanto, las restricciones implementadas por la Generalitat a menudo resultan incoherentes y excesivas.

En cuanto al contenido, el manifiesto recoge el compromiso del mundo local pirenaico con la lucha contra la pandemia del covid-19, el agradecimiento por la tarea hecha por parte del personal sanitario y social, además del apoyo a la ciudadanía, los sectores económicos y el calor para las víctimas. A la vez, reclama a la Generalitat y al gobierno de España que tengan en cuenta "la realidad y la singularidad del territorio del Pirineo, con gran extensión territorial, baja población, baja densidad de población, núcleos y especificidades propias". Una consideración que se tendría que traducir en "medidas diferenciadas por territorios que son diferentes", especialmente, en un confinamiento comarcal y no en clave municipal.

Con esto, el texto considera que medidas como el cierre del comercio no esencial durante el fin de semana o las franjas horarias establecidas para la restauración "no tienen sentido". O que, demasiado a menudo, "están concebidas en clave metropolitana". Por eso, se reivindica una descentralización de la toma de decisiones y que se escuchen las demandas del territorio, teniendo presente la lealtad institucional que siempre ha mostrado esta región hacia el gobierno. A su vez, se solicita que las restricciones se anuncien con margen de tiempo. "Las empresas y negocios no funcionan como un interruptor que se pueda ir encendiendo y apagando", apunta. Y que estas restricciones vayan acompañadas de compensaciones económicas rápidas y adecuadas.

Paralelamente, también se reclama que se tenga en cuenta el carácter transfronterizo de la mayoría de comarcas de esta franja, para permitir la movilidad al menos entre el Ripollès y el Vallespir, la Alta y la Baja Cerdanya, el Alt Urgell con Andorra, el Vall d'Aran con los municipios occitanos vecinos o la Alta Ribagorça con el resto de la Ribagorça.

Durante las próximas horas, alcaldes, presidentes y la síndica firmarán el manifiesto, que se dirigirá a varios departamentos de la Generalitat de Catalunya, a varios ministerios españoles, así como a los gobiernos de Andorra y Francia. También se abrirá al tejido empresarial, para que pueda mostrar su apoyo. Desde el Consejo Comarcal del Ripollès se ha indicado que "el éxito del encuentro ha desembocado en la voluntad de todos los participantes de repetir reuniones municipalistas del Pirineo periódicamente".

"Basta de que nos metan en el mismo saco"

Desde el mismo Consejo Comarcal del Ripollès han indicado que su presidente, Joaquim Colomer, ha manifestado que la realidad del Ripollès es la misma que en el ámbito territorial del Alt Pirineu y Aran, a pesar de estar circunscrito al de Girona. Asimismo ha insistido que no se puede tratar del mismo modo el Ripollès, con 26 habitantes por kilómetro cuadrado, que el Barcelonès, con 15.000. "Basta de que nos metan en el mismo saco", ha sentenciado. En este sentido, ha apuntado que "no se acaba entendiendo cómo puede haber un confinamiento municipal, que es insostenible e impracticable", especialmente en pueblos pequeños y sin servicios, los habitantes de los cuales se tienen que "justificar de manera continuada para satisfacer necesidades básicas".

En cuanto al presidente del Foro comarcal de la Asociación Catalana de Municipios y Comarcas, ha explicado que desde el organismo se ha reclamado poder participar en las reuniones del PROCICAT para aportar, así, la visión municipalista. Una petición que, a pesar de ser reiterada, no ha obtenido respuesta. En definitiva, el presidente ha lamentado lo que tilda de "desgobierno", en relación a la Generalitat, y que no se tengan en cuenta las peticiones de los habitantes y las instituciones del Pirineo.

El + vist

El + comentat