¿Por qué Colau y Maragall están interesados en el cara a cara?

Los comunes buscan un revulsivo y los republicanos, erigirse en el voto útil independentista

El viernes habrá, finalmente, el cara a cara entre los dos candidatos mejor situados para ganar las elecciones municipales en Barcelona, Ada Colau, de Barcelona en Comú, y Ernest Maragall, de ERC. Aunque durante la primera semana de campaña la actual alcaldesa desoyó las propuestas de Maragall de celebrar este debate a dos, en el mitin del domingo —y después de que las últimas encuestas coincidieran en poner a ERC ligeramente por delante de los comunes— cambió el tono y situó a Maragall como el rival a batir. El lunes era ella quien lo desafiaba a un cara a cara. El debate se hará el viernes en la Cadena SER. 

¿Por qué le interesa el cara a cara a Colau?

Las encuestas —también las internas— sitúan a Colau muy cerca de Maragall, pero siempre ligeramente por debajo. Los comunes ven en el cara a cara un posible empujón para acabar superando a ERC el próximo domingo en votos, la única opción realista que tiene Colau de repetir como alcaldesa, ya que no tiene suficientes aliados para llegar a los 21 concejales necesarios para la mayoría absoluta. Barcelona en Comú no se juega los votos directamente con Maragall, pero rivalizando con Esquerra —opinan fuentes del partido— pueden convertirse en el voto útil de muchos indecisos que podrían estar pensando en votar al PSC. De hecho, el ascenso de los socialistas que apuntan los sondeos es la peor noticia para los comunes, aunque puedan ser un socio potencial para gobernar. Este es precisamente el votante que consideran que les puede hacer ganar los comicios.

Maragall y Colau se enzarzan por la regulación de alquileres

¿Por qué le interesa el cara a cara a Maragall?

El alcaldable de ERC hace semanas que pide este cara a cara por varios motivos. El primero, sacarse de encima la etiqueta de aliado de los comunes que se le atribuye desde que sustituyó a Alfred Bosch como candidato. El segundo, para demostrar que es el principal aspirante a la alcaldía, a pesar de que eso, según Esquerra, ha quedado demostrado durante la campaña tanto con las encuestas como con las críticas que el resto de candidatos han focalizado en él. Aunque los incentivos para debatir directamente con Colau se han reducido —continúan por delante en los sondeos a muy pocos días para las elecciones—, Maragall había reclamado insistentemente el cara a cara y los republicanos quieren demostrar que no tienen miedo alguno de la alcaldesa. Y si bien Colau va a buscar voto socialista, ERC pretende acabar de convencer a los indecisos que dudan entre ellos y las otras opciones independentistas, básicamente JxCat. Debatiendo con Colau, Maragall demuestra que ellos dos son los únicos candidatos con opciones de ganar, y criticándola abiertamente puede conseguir sumar simpatías del espacio postconvergente.

Més continguts de

El + vist

El + comentat