El Parlament rechaza la designación de Iceta e impide que pueda presidir el Senado

JxCat y ERC denuncian el "falso diálogo" de los socialistas

El Parlament ha bloqueado este jueves la candidatura de Miquel Iceta a presidente del Senado. Lo ha hecho impidiendo que el primer secretario del PSC accediera a la condición de senador autonómico con los votos en contra de los tres grupos independentistas de la cámara y el único apoyo de los comunes, además de los diputados socialistas. "Sea cual sea el resultado de la votación, y por doloroso que pueda parecer, no me quitarán ni una brizna de voluntad de encontrar soluciones acordadas a través del único camino que tenemos, que es el del diálogo la negociación y el pacto", ha expresado el líder socialista instantes antes de confirmarse el veto del Parlamento. "Las mayorías continúan aplastando a las minorías", había criticado antes la portavoz del PSC en el Parlament, Eva Granados, evidenciando que el veto impulsado por los republicanos complica las posibilidades del diálogo con el Estado: "Ustedes vuelven a vulnerar derechos, vuelven a dinamitar puentes, vuelven a ir contra el interés general votado amplísimamente el 28A, que votó diálogo", ha dicho.

¿Qué gana el independentismo vetando a Iceta?

Los socialistas llevarán la votación al Tribunal Constitucional (TC) en un recurso de amparo porque consideran que se han vulnerado sus derechos políticos y se ha alterado la proporcionalidad de la cámara. Iceta solo ha recibido 25 votos a favor (PSC y comunes), y 65 en contra (JxCat, ERC y la CUP) y 39 abstenciones (PP y Cs), y se ha convertido así en el primer candidato a senador vetado por el Parlament en las veintinueve votaciones que se han celebrado desde 1980. "Han intentado someter el Parlament a los designios de Pedro Sánchez", ha criticado el presidente del grupo de ERC, Sergi Sabrià. El republicano ha defendido el "no rotundo y nítido" de su partido dejando claro que era "inevitable" por las formas pero también por el fondo, y ha reprochado a los socialistas que les pidan "cortesía": "¿Dónde está la cortesía con los diputados en la prisión?"

El PSOE y ERC se alejan del diálogo

Sabrià ha pedido que no se hagan más amenazas desde el socialismo, y ha afirmado que solo se avanzará "cuando el diálogo sincero derrote la táctica electoral, y esto no funcionará con chantaje". También ha criticado el "diálogo falso" de la Moncloa con Cataluña, aunque con un tono mucho más bajo y moderado, el portavoz de JxCat, Albert Batet, que ha reprochado a Iceta el "fondo y las formas" con que se planteó su candidatura a senador autonómico. "Nadie pone en duda que al PSC le corresponde un senador [...], pero tampoco que aprobar qué senador corresponde al Parlament", ha dicho, defendiendo la "soberanía" de la cámara. "Nosotros no somos los del 155, somos los del resultado del 21D", ha añadido, reprochando al socialista que esté demasiado acostumbrado a que "Madrid manda y Cataluña obedece, y si no le gusta el TC ya lo arreglará". 

Las explicaciones, sin embargo, no han gustado a los socialistas. La portavoz del PSC en el Parlament, Eva Granados, ha criticado que el independentismo "continúe compitiendo para ver quién es más puro", una estrategia que según ella "llevó al 6 y 7 de septiembre y a la DUI". "Vetar a Iceta es ir contra el diálogo y poner palos en las ruedas a una salida política", ha dicho desde el atril del hemiciclo de la cámara catalana, y ha lamentado "la falta de valentía y el exceso de tacticismo" de ERC y JxCat, a los que ha acusado de "pisar el derecho del PSC a proponer al senador". "¿Qué gana Cataluña impidiendo que Miquel Iceta sea presidente del Senado?", ha concluido.

La elección de los senadores que representan a la Generalitat en la cámara alta había sido siempre un puro trámite, hasta que, por sorpresa, el presidente español en funciones, Pedro Sánchez, decidió que Iceta se convertiría en el próximo presidente del Senado. ERC fue el primer grupo en reaccionar negativamente a la decisión, el miércoles de la semana pasada, anunciando que no votaría a favor, y este miércoles se confirmó el no de los republicanos y de JxCat. Fuentes del PSC acusan directamente al presidente de la cámara, Roger Torrent, de vetar la posibilidad de que se votara con papeletas y no de forma electrónica, lo que habría impedido el voto en contra, aunque esta última opción había sido avalada por los letrados. Según los socialistas, hay dos precedentes (1989 y 1992) de elección de senadores autonómicos con papeletas.

El matiz de los comunes y la advertencia de la CUP

El único apoyo que han recibido los socialistas en el pleno ha sido el de los comunes. La jefa de filas de Catalunya en Comú-Podem, Jéssica Albiach, ha reprochado al independentismo que insista en la "discrepancia ideológica y la situación de excepcionalidad" para justificar una "estrategia del bloqueo". "Me pregunto si hace un año, cuando ERC y JxCat permitieron que Lorena Roldán (Cs) fuera senadora autonómica, no había discrepancia o excepcionalidad", ha ironizado, y ha añadido: "No entiendo esta situación y nos hace pensar que seguramente tiene más que ver con la campaña electoral de las municipales y europeas". Los comunes, con todo, han pedido "coherencia y responsabilidad" y menos "gesticulación" a los independentistas, pero también a los socialistas. Lo han aprovechado, en este sentido, para pedirles que, más allá del "simbolismo", ofrezcan un diálogo para el referéndum.

Desde la CUP, que considera que el Parlament no debe enviar senadores por designación autonómica, Vidal Aragonés ha anunciado el voto en contra por varios motivos: "No olvidamos que Iceta estuvo a favor de la aplicación del 155 y esta semana ha advertido que lo volvería a hacer; en octubre de 2017 compartió cabeceras de manifestaciones con la extrema derecha, y usted, señor Iceta, representa el régimen del 78". No obstante, Aragonés se ha querido dirigir a los representantes de ERC y JxCat para darles un aviso. "No entenderíamos que hoy votaran en contra y dentro de unas semanas o unos meses cambiaran el sentido del voto. No lo entendería la mayoría independentista", ha señalado.

Cs y PP acusan al PSC de haber roto la unidad constitucionalista

Tanto Cs como el PP se han abstenido haciéndole evidente a Iceta que la estrategia del diálogo con el independentismo ha fracasado. "Ustedes dependían de sus socios y los han dejado tirados", le ha dicho el portavoz de la formación naranja en el Parlament, Carlos Carrizosa, que ha acusado al socialista de haber "dinamitado" los puentes con el constitucionalismo. Es la misma crítica que le ha hecho el jefe de filas del PP en la cámara, Alejandro Fernández, que ha recordado al líder del PSC que ERC y JxCat no tienen "ninguna intención de dialogar" y solo entienden el "chantaje", como lo demuestra —ha dicho— el hecho de que bloqueen su designación como senador autonómico. "Usted ha roto la unidad constitucionalista por nada, como se demuestra hoy", ha concluido el popular.

Més continguts de