Dani Gallardo: "Estaban dándole una paliza a Elsa y mi reacción fue meterme en medio, pero no pegué a nadie"

El joven encarcelado niega haber golpeado a un agente con un palo de madera

Dani Gallardo niega haber pegado a un agente en la cabeza con un palo de madera, que es justamente el principal motivo por el cual la Fiscalía pide seis años de prisión al joven encarcelado desde hace más de un año, a raíz de su presencia en los disturbios posteriores a la manifestación en Madrid en solidaridad con los líderes independentistas condenados. "Estaban dándole una paliza a Elsa y mi reacción fue meterme en medio", se ha defendido el acusado, que ha explicado que él estaba con su amiga tomando unas cervezas y fumando hachís tranquilamente en unas escaleras de la plaza de la Villa de Madrid. 

Dani Gallardo, el activista ignorado por la izquierda española

Gallardo y Elsa Vilkki han coincidido en explicar que no participaron en las concentraciones, sino que se encontraron con carreras de manifestantes y policías en esta céntrica plaza de la capital española. Por "miedo" empezaron a correr y los agentes pillaron a Vilkki. "Me golpearon con las porras en las piernas y me tiraron al suelo. Pedí auxilio y me pisaron la cabeza con una bota", ha relatado la acusada a su abogado, que ha repreguntado sobre el momento de la detención porque el fiscal lo ha cortado durante su interrogatorio. "De repente pararon los golpes, me pusieron las manillas y cuando me levanté vi que habían detenido también a Dani", ha proseguido. 

El joven encarcelado ha asegurado que no se lanzó sobre los agentes ni les pegó, sino que simplemente intentó meterse en medio. "Me cayó el alma a los pies. Prefería que me pegaran a mí que a ella", ha argumentado Gallardo. Así, ha negado también haber hecho uso de un palo de madera que la acusación ha incorporado como prueba en el juicio: cuando se le ha exhibido ha admitido que estaba por la zona pero que no lo cogió. Dos chicas que han comparecido como testigos han avalado la tesis de que el joven no llevaba ningún palo y de que no iban con el grupo que provenía de la manifestación. 

Gallardo y Vilkki están acusados de desórdenes públicos –el joven también de atentado a la autoridad con agravante por objeto peligroso–, a pesar de que defienden que no quemaron contenedores, ni organizaron barricadas ni tiraron objetos a la policía. Este relato ha llevado al fiscal a preguntar a la acusada por qué fueron los agentes a perseguirla, y ella ha sugerido que fue una decisión arbitraria. "Supongo que estábamos en un mal lugar y en un mal momento", ha anotado. El policía que la detuvo –con número TIP 113731–, en cambio, ha dado una versión completamente diferente: ha asegurado que los acusados sí estaban con el grupo de manifestantes causando desperfectos y ha negado haber detenido a la chica con violencia.

"Si no es por el casco, lo mata"

Este agente y el que supuestamente acudió a ayudarlo han subrayado que Gallardo sí agredió al primer policía. Un primer golpe "brutal" de espaldas y un segundo "más flojo" cuando se estaba girando y levantándose del suelo. "Lo podría haber matado perfectamente. Si no es por el casco lo mata", ha declarado el segundo policía, que se ha levantado para representar gráficamente la escena. "Lo golpea de espaldas a traición en la cabeza", ha concluido, en un exceso valorativo que el juez ha recriminado. Gallardo iba diciendo que no con la cabeza. 

Durante el interrogatorio del agente presuntamente golpeado, el abogado de los acusados ha pedido que se exhibiera el casco y el testigo ha señalado las que serían las dos marcas provocadas por los golpes. El letrado ha destacado contradicciones respecto a su declaración en instrucción, en la cual aseveró que el primer golpe recibido fue en el hombro, pero ha avisado de que se debe a un error de transcripción. El golpe en el hombro lo recibió, ha dicho, cuando impactó en el suelo. De hecho, ha asegurado que todavía le duele hoy en día.

Indumentaria antifascista

En este juicio hay un tercer acusado, Javier Hormigos, a quien la Fiscalía solicita dos años de prisión por atentado a la autoridad. Los hechos que se le atribuyen sucedieron en otra zona de la ciudad, cerca del Congreso de los Diputados, en la esquina de la calle de la Cruz y de Barcelona. El joven ha explicado que volvía hacia casa y se encontró las carreras y dos agentes de paisano con porras extensibles que lo atemorizaron. Según ha relatado, cogió un servilletero de una mesa de una terraza de un bar y se lo tiró a los agentes porque se pensó que eran manifestantes "extremistas" que lo querían atacar. La Fiscalía se ha interesado a lo largo de los interrogatorios por la militancia de los acusados y todos ellos han negado formar parte de ningún colectivo "antisistema". Uno de los agentes que han comparecido ha descrito la "indumentaria antifascista" de los participantes de la concentración: "Pelo de colores y botas con punta de acero".

Las comparecencias previstas por esta primera sesión se han desarrollado en menos de tres horas, en un ejemplo de la celeridad que el presidente del tribunal, José Sierra, ha aplicado a las declaraciones. En algunas ocasiones ha cortado preguntas de las defensas al considerar que las explicaciones ya habían quedado claras y no ha permitido profundizar en algunos detalles. La segunda sesión será el 17 de noviembre con la exposición de una pericial y las conclusiones. El juicio quedará visto para sentencia, que se dará a conocer en el mes de diciembre.

Una veintena de manifestantes en apoyo de Dani Gallardo

La jornada a las puertas de la Audiencia Provincial de Madrid ha empezado con la concentración de una veintena de manifestantes en apoyo a Gallardo y Vilkki. También se han acercado la portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, las diputadas de ERC Carolina Telechea y Dolors Bassa y el secretario nacional de la ANC Martí Claret. Todos ellos han denunciado que se "reprima la solidaridad" con el independentismo catalán. Alejandro Garcia, portavoz del Movimiento Antirepresivo de Madrid, el grupo de apoyo al joven encarcelado, ha criticado que "el gobierno progresista de PSOE y Podemos no haya hecho nada para liberar" a Gallardo.

El + vist

El + comentat