Defensa ordena a los centros docentes militares que se mantenga la "neutralidad política"

Los episodios en connivencia con tesis fascistas obligan al ministerio a dar un toque de atención

"Evitar cualquier uso o exhibición de simbología que vulnere las normas, los principios y valores constitucionales". Es una de las instrucciones que el ministerio de Defensa ha dado a las escuelas militares después de que las últimas semanas hayan proliferado varios episodios en los que se ha visto a miembros y exmiembros de las fuerzas armadas apoyando tesis fascistas. La ministra, Margarita Robles, había intentado minimizar los hechos y circunscribirlos al chat de militares retirados que defendían fusilar a 26 millones de españoles –durante la Pascua Militar habló de una "minoría insignificante"–, pero se ha acabado viendo con la obligación de remitir una instrucción a todos los centros docentes del ejército. 

Felipe VI recuerda ante el ejército que "todo el mundo está incondicionalmente comprometido" con la Constitución

"El objeto de esta instrucción es garantizar la completa formación humana y el pleno desarrollo de la personalidad del futuro militar en todas las actividades de la enseñanza militar, significativamente las dirigidas a aumentar el espíritu militar y la transmisión de valores durante los periodos de instrucción y adiestramiento, fomentando el respecto a los derechos y libertades fundamentales reconocidos en la Constitución, la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres, la protección del ambiente, la no discriminación de las personas por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, el respecto a la justicia, así como al ejercicio de la tolerancia y de la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia", se argumenta en el texto, firmado por la subsecretaria de Defensa, María Amparo Valcarce García, el pasado viernes. 

En la exposición de motivos se citan varias leyes, decretos y órdenes que apuntan en el mismo sentido, pero se hace énfasis en algunos fragmentos. "La ley orgánica 9/2011, de 27 de julio, establece que los miembros de las fuerzas armadas disfrutan de los derechos fundamentales y libertades públicas de aplicación general a todos los ciudadanos y que las limitaciones para su ejercicio se tienen que supeditar a la disciplina, la jerarquía y la unidad, así como al principio de neutralidad política". En este sentido, la instrucción dispone varios requisitos para "cualquier acto relacionado con la docencia militar" y también para otros actos con "publicidad, especialmente los que aparezcan difundidos a través de los medios o las redes sociales, que se realicen fuera del entorno académico o escolar".

Así, Valcarce impone que estén en consonancia con los principios establecidos en la Constitución, "especialmente en lo que está relacionado con la convivencia en democracia y el respecto a los valores que la inspiran" y que "se evite cualquier uso o exhibición de simbología que vulnere las normas, los principios y valores constitucionales". Es precisamente esto lo que pasó en una fiesta de final de curso de la escuela naval militar en noviembre de 2018. El medio digital lamarea.com publicó un vídeo en el que se podía ver a alumnos de la academia militar española levantando el brazo y cantando  Primavera, la versión que la División Azul hizo de la Katiusha rusa durante su estancia al frente de la II Guerra Mundial luchando a las órdenes de Hitler. 

El + vist

El + comentat