ERC afronta la precampaña con 4 puntos de ventaja sobre JxCat con el independentismo por debajo del 50%

La encuesta del CEO pronostica que Vox irrumpirá en el Parlament con entre 4 y 6 escaños

Las elecciones catalanas serán un duelo entre los dos socios de Govern, ERC y JxCat. Y ahora mismo, en este duelo, los republicanos parten con una cierta ventaja. Esta es la fotografía que hace la última encuesta del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO) de la Generalitat, que pronostica entre 35 y 36 escaños para el partido de Oriol Junqueras y entre 31 y 32 para el de Carles Puigdemont. En total, Esquerra tiene ahora mismo cuatro puntos de margen en estimación de voto -23,4% a 19,4%-.

La precampaña electoral quedó oficiosamente inaugurada el pasado miércoles cuando se confirmó desde el Parlament que se ponía en marcha la cuenta atrás para las elecciones, que, si la pandemia no lo impide, serán el 14 de febrero. ERC y JxCat ya saben que, con los datos demoscópicos actuales, será un cara a cara reñido. Respecto al mismo barómetro pero de hace tres meses, los republicanos han ganado un poco de terreno -entonces la diferencia solo era de un punto-, pero todos los actores en disputa saben que nadie podrá cantar victoria hasta la noche electoral. Y ante estos datos una certeza anticipada: la campaña electoral se percibirá, de nuevo, como decisiva.

La demoscopia también detecta un cambio de liderazgo en el constitucionalismo. Si no cambian mucho las cosas, el batacazo de Cs será una de las noticias del día de los comicios. El CEO le pronostica una caída de más de la mitad de diputados, pasando de los 36 a los 16 o 17. Esta circunstancia haría emerger al PSC como principal fuerza no independentista del Parlament. Los de Miquel Iceta no conseguirían capitalizar toda la caída de Cs, pero sí podrían pasar de los 16 diputados actuales a los 24 o 25. Insuficiente para articular una alternativa de Govern y todavía muy lejos de los mejores años del socialismo catalán, pero suficiente para dejar atrás definitivamente los años más difíciles del partido. 

El resto de partidos del hemiciclo no superarían los 10 escaños. De este grupo, quizás lo más relevante sería la irrupción de Vox en la cámara catalana. El partido de ultraderecha, que ya tiene candidato -el actual diputado en el Congreso Ignacio Garriga-, conseguiría entre 4 y 6 parlamentarios. El CEO también detecta el estancamiento de los comuns, que se quedarían igual o ganarían el noveno diputado, y augura que tanto la CUP (6-7 parlamentarios) como el PP (7-8) podrán exhibir alguna alegría la noche electoral y tendrán más parlamentarios que ahora, pero todavía lejos de sus épocas doradas no tan lejanas. 

Mayoría independentista

Con estos números la mayoría independentista en el Parlament se mantendría sin demasiados problemas. De hecho, en la franja alta de la estimación, ERC y JxCat sumarían 68 escaños y, por un solo diputado, no necesitarían a la CUP para investir a un presidente. Si caen por debajo de esta cifra, la investidura volvería a estar por tercera legislatura consecutiva en manos de la CUP. En cualquier caso, según el CEO, la mayoría de los tres partidos se movería en un tenedor de entre 72 y 77 diputados que les permite pensar que todo seguirá igual en el Parlament. 

Ahora bien, de la encuesta también hay que destacar que el independentismo no superaría el umbral del 50% del voto en los comicios y se quedaría en un 47,7% de apoyos. Es un dato destacable, puesto que las fuerzas independentistas se han fijado como objetivo inaplazable superar este 50%. Sobre todo ERC y JxCat, que se encuentran inmersos en un debate sobre qué habría que hacer si se consigue este hito. Según la encuesta del Centre d'Estudis d'Opinión si todo se mantiene igual, el independentismo tendrá que esperar a otras elecciones para cumplir este objetivo, que no ha conseguido nunca. 

El + vist

El + comentat